Demandarán al NYPD y la Ciudad por ley de “eliminación de molestias”

Afirman que autoridades se aprovechan que civiles desconocen la ley para forzarlos a firmar acuerdos perjudiciales que eliminan sus derechos

¡Únete a nuestra comunidad en Facebook!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Demandarán al NYPD y la Ciudad por ley de “eliminación de molestias”
Según estudio, los objetivos policiales son en gran medida casas o comercios localizados en barrios de vecinos afroamericano o latinos.
Foto: Mariela Lombard/El Diario Nueva York

La ley de “eliminación de molestias” (“nuisance abatement law”) será puesta en jaque por un grupo de inquilinos neoyorquinos que consideraron sus derechos vulnerados por la aplicación de esta normativa por parte de las autoridades.

Uno de los impulsores de esta demanda contra la Ciudad y la Policía de Nueva York (NYPD) es David Díaz, un hispano que fue perjudicado por la aplicación de esta ley en 2013, cuando le obligaron a firmar un acuerdo que le privó de sus derechos civiles sin su conocimiento.

Esta ley recoge la potestad del NYPD para cerrar locales o residencias que se han convertido en nichos de actividad ilegal -como club nocturnos no autorizados, casas de venta de drogas, o bodegas vendiendo marihuana sintética-.

Sin embargo, según una investigación llevada a cabo por el Daily News y ProPublica, los objetivos policiales son en gran medida casas o comercios localizados en barrios de vecinos afroamericano o latinos.

Además, en muchas ocasiones se dirigían a bodegas que vendieron alcohol a agentes encubiertos o a viviendas donde uno o dos miembros del núcleo familiar se habían enfrentado a cargos menores de drogas, muchos que acabaron siendo desestimados.

Este fue el caso de Díaz. La Policía investigó su apartamento y encontró dos piedras de cocaína e instrumentos usados para su consumo. Varios adultos fueron detenidos por el incidente pero sólo uno fue condenado. Meses después del arresto, Díaz recibió una orden de desahucio por la ley de eliminación de molestias. Cuando el hispano se presentó en los juzgados el abogado de la Policía le instó a firmar un acuerdo “porque no tenía posibilidades de ganar y acabaría en la calle”. Según el mismo, cinco miembros de su familia no podrían volver a la residencia.

“Sentí que me trataron de forma injusta, se aprovecharon de que no conocía la ley y desconocía lo que estaba firmando“, declaró Díaz al Daily News.

La demanda se presentará este miércoles en la Corte Federal de Manhattan. El objetivo es posponer el cierre de los locales hasta que los inculpados tengan la oportunidad de presentarse ante los tribunales y poner de manifiesto las “amenazas policiales” que se hacen con los desahucios, como forma de presión para que los sospechosos firmen los acuerdos de la ley que les desprenden de sus derechos.

Te recomendamos