Religiosos hispanos aprenden sobre Salud Mental

Estadísticas indican que uno de cada cinco neoyorquinos sufre de una enfermedad mental

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Religiosos hispanos aprenden sobre Salud Mental
Algunos asistentes durante el curso de salud mental.
Foto: DOHMH

¿Cómo acercarse a una mujer que está teniendo un ataque de pánico?

De ninguna manera –ni por el instinto que tenemos como hispanos– debemos tocarla. Esto podría causar una reacción aún peor porque algunas han sufrido experiencias traumáticas de violencia doméstica o abuso sexual.

Por el contrario, debemos preguntarle –hablando en voz baja–, cómo la podemos ayudar. Se le pueden sugerir técnicas de respiración y conversar sobre un tema de interés, para así distraerla y sacarla del shock que está experimentando.

Esta técnica tan vital y sencilla la aprendió el pastor dominicano Rafael Nadal, quien asistió a un entrenamiento de Primeros Auxilios para la Salud Mental realizado recientemente por el Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York (DOHMH), en su sede de Long Island City, Queens.

Allí, la Oficina de Iniciativas Basadas en la Fe, del DOHMH, impartió el primer adiestramiento sobre trastornos psicológicos dirigido exclusivamente a los líderes religiosos hispanos de los cinco condados de la Gran Manzana.

“Nos dieron tips que nos permitirán determinar si una persona está pasando por algún problema y tratar de encaminarla sin ser imprudentes o indiscretos porque esto hace que se aleje y se pierda la oportunidad de que podamos ayudarla”, dijo Nadal, pastor evangélico de la Iglesia de la Alabanza Del Señor Jesucristo ubicada en el Sur de El Bronx.

“A nuestra iglesia van muchas personas con desórdenes mentales, ocasionados por diversas causas como alcohol, drogas o por la situación económica o problemas familiares que están viviendo. Creo que es necesario que nosotros nos entrenemos porque no es suficiente con la fe en el Señor, sino que tenemos que saber reaccionar para poder ayudar”, agregó el religioso.

Pero tal como aclaró el doctor Ali Gheith, director de la Oficina de Salud Mental del DOHMH, este curso de ocho horas, en el que participaron más de 20 líderes de 17 diferentes congregaciones y denominaciones, no tiene como objetivo enseñar a los asistentes a que realicen un diagnóstico de pacientes que tienen una enfermedad mental, sino sólo que reconozcan las señales que esa persona está experimentando.

“Muchas veces los síntomas de depresión y ansiedad se contraponen y la idea es que sepan cómo acercarse y cómo hablar con ellos, para que los puedas aistir y conectar con la ayuda que necesitan”, dijo el doctor Gheith.

Para Sandra Mejías, una de las instructoras que enseñó parte del entrenamiento a los religiosos, algo fundamental de estos cursos es que se realizan completamente en español y siguen una guía práctica con un lenguaje muy sencillo y fácil de entender.

“No somos consejeros; no somos médicos; no vamos a recetar. Solamente vamos a oír y orientar a la persona. Lo que tratamos es de enseñar a que cada uno de nosotros sepa cómo actuar cuando una persona esté presentando un problema mental y que podamos prestarle auxilio”, dijo Mejías.

“Así, como cuando aprendemos técnicas de resucitación cardiopulmonar, se les enseña a entender por qué esa persona está reaccionando de esa manera, qué es lo que está pasando por su mente y cómo podemos ayudarla. Por ejemplo, si está en una crisis, cómo poder bajar el nivel de agresividad que está presentando”, agregó la instructora de origen venezolano.

Hispanos más afectados

Estadísticas del DOHMH indican que uno de cada cinco neoyorquinos sufre de una enfermedad mental y, según datos extraídos del “NYC Community Health Survey 2013”, los hispanos son más propensos a tener trastornos psicológicos graves (SPD) por más de 30 días que las personas de origen caucásico (7.8% vs 4.9%).

Los SPD son un indicador de problemas de salud mental tales como ansiedad, depresión y trastornos del estado de ánimo.

“Cada vez que vemos las estadísticas, los datos y las encuestas, observamos que más personas de estas comunidades minoritarias están impactadas por la pobreza y por problemas sociales que incrementan sus niveles de ansiedad. Y, normalmente lo que sucede es que comienzan con ansiedad y esto los lleva a la depresión”, explicó el doctor Gheith.

Precisamente, para tratar de combatir y reducir los problemas psicológicos entre los latinos de Nueva York, el DOHMH ya ha realizado cuatro entrenamientos completamente en español como parte del programa ThriveNYC, cuyo objetivo es preparar a líderes comunitarios en toda la Gran Manzana para que respondan a las necesidades de salud mental en sus vecindarios.

La religión es clave

Según explicaron los expertos del DOHMH, la idea de involucrar a líderes religiosos de diferentes denominaciones a estos cursos es porque éstos son muy respetados y seguidos dentro de la comunidad latina.

Los hispanos le dan mucha importancia y énfasis a sus líderes religiosos en sus iglesias y esa es una de las razones por las cuales hicimos este entrenamiento en español, para asegurarnos que tengan un lugar para discutir esto abiertamente y con confianza”, dijo la doctora Marta Hernández, administradora de programas de la Oficina de Iniciativas Basadas en la Fe en el Centro para la Equidad en Salud, del DOHMH.

Esto lo confirma el pastor Rafael Nadal, cuya iglesia es seguida por más de 300 feligreses, casi todos latinos. “Muchas personas en nuestra comunidad, en vez de acercarse a sus familias o a especialistas, prefieren ir a hablar con su pastor o con la gente de sus iglesias, porque allí se les oye y ellos se sienten en confianza y entre amigos”.

Lucha contra el estigma

Además de enseñar cómo reaccionar de manera correcta cuando alguien presenta un episodio de trastorno mental, los cursos de Primeros Auxilios también tienen como fin reducir el estigma y estereotipos que existen en la comunidad latina sobre los problemas psicológicos.

“Este curso busca principalmente desestigmatizar los trastornos psicológicos y que la gente comience a hablar sobre estas enfermedades mentales abiertamente de la misma manera que hablan de enfermedades físicas. Que se eliminen las asociaciones negativas que hay sobre esto, porque sabemos que el estigma es mayor en la comunidad latina”, dijo María Grazia Cervone, coordinadora de aprendizaje y desarrollo comunitario de Salud Mental del DOHMH, quien dirige el programa de entrenamiento de Primeros Auxilios.

“Por ello, les enseñamos a abordar, de la misma manera que hacen con otros problemas de salud, las enfermedades mentales más comunes como depresión y ansiedad, así como psicosis, esquizofrenia, desorden bipolar y también abuso de substancias”, agregó Grazia.

Aparte de la pobreza y problemas de vivienda, muchos hispanos en Nueva York enfrentan dificultades legales por su estatus migratorio, soledad, discriminación y otros factores que causan mucho estrés y ansiedad, lo que los pude llevar a caer en una depresión severa.

Dónde buscar ayuda

Si usted o alguien que usted conoce pacede una enfermedad mental como ansiedad o depresión y desea buscar ayuda, no dude en llamar al 1-800-LIFENET, un servicio gratis y confidencial disponible las 24 horas, los siete días de la semana. Esta línea recibe 6,000 llamadas cada mes.

También puede visitar la página del programa integral de salud mental de la Ciudad conocido como ThriveNYC que ofrece acceso a servicios gratis de salud mental: nyc.gov/thrivenyc.

ThriveNY es una estrategia global y sin precedentes que, bajo una inversión de $850 millones, consiste en un conjunto de 54 programas e iniciativas impulsadas por la primera dama de la Ciudad, Chirlane McCray, con el fin de cambiar la percepción y el estigma que rodea a las enfermedades mentales y proporcionar un mayor acceso a los servicios de salud psicológicos en la ciudad.

Para mayor información sobre salud mental y las clínicas de la Ciudad donde puede acudir por ayuda, sin importar su estatus migratorio o su capacidad de pagar, visite nyc.gov/health.

Te recomendamos