Clinton inicia contactos con republicanos para cumplir promesas de campaña

A dos semanas de los comicios generales, Clinton ha ido subiendo en las encuestas

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Clinton inicia contactos con republicanos para cumplir promesas de campaña

WASHINGTON.- Para reducir las trabas que pueda afrontar en el Congreso si logra la presidencia, la demócrata Hillary Clinton ha iniciado contactos con líderes de la oposición en el Senado, consciente de que los necesitará para avanzar una reforma migratoria y otras promesas electorales.

A dos semanas de los comicios generales, Clinton ha ido subiendo en las encuestas y ahora le saca una gran ventaja a su rival republicano, Donald Trump, entre las mujeres.

Sin embargo, cada mandatario que se instala en la Casa Blanca, sea demócrata o republicano, ha constatado a lo largo de los años lo difícil que es gobernar si hay una oposición en el Congreso decidida a torpedear su agenda política.

En el caso de Clinton, ésta ha afrontado desde el principio de la contienda ataques de los republicanos dentro y fuera del Congreso, quienes han dejado en claro que no confían en ella, por lo que tendrá la tarea de limar asperezas con esa bancada.

Clinton necesitará que el próximo 8 de noviembre los demócratas tengan una ganancia neta de cuatro escaños para recuperar el control del Senado, una meta viable debido a que, en las últimas semanas, Trump se ha vuelto una figura tóxica para candidatos republicanos, tanto nuevos como para quienes buscan la reelección.

En este ciclo electoral, la campaña por el control de la Cámara Alta se librará en estados como Carolina del Norte, Indiana, Nevada, New Hampshire, Missouri y Pensilvania.

Panorama con una mayoría demócrata

Que los demócratas recuperen la mayoría en el Senado será clave para que Clinton pueda avanzar sus promesas electorales, como una reforma migratoria integral y más inversiones en la infraestructura en los primeros 100 días de su gobierno, además de la educación universitaria gratuita en instituciones públicas y la expansión de los programas preescolares, entre otras.

Según adelantó CNN, y confirmaron hoy a este diario fuentes allegadas a su campaña, Clinton ha comenzado un proceso de acercamiento con líderes republicanos del Senado, con el mensaje inequívoco de que “le interesa trabajar con ellos” para gobernar.

En una entrevista reciente con CNBC, el senador demócrata por Nueva York y posible líder de la mayoría en el Senado el próximo año, Charles Schumer, vaticinó que los republicanos moderados en ambas cámaras del Congreso rechazarán las presiones de la extrema derecha en contra de una reforma migratoria.

Según Schumer, estos moderados resistirán las presiones de los 50 congresistas republicanos que “tienden a dificultar las cosas”, sobre todo porque el propio presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, ha dicho que apoya el diálogo sobre la reforma el sistema migratorio.

Schumer recordó que el Senado aprobó la reforma migratoria, 68-32, en junio de 2013, gracias a la labor bipartidista del llamado “Grupo de los ocho”, aunque ésta quedó sepultada en la Cámara de Representantes en medio de fuertes pugnas partidistas.

El senador neoyorquino aseguró que, si logra convertirse en líder de la mayoría, contactará a la oposición para trabajar de forma bipartidista en temas de interés común.

Pero, aún si los demócratas controlan el Senado, éstos tendrán que lidiar con los republicanos en la Cámara Baja y hasta ahora, al menos en público, ninguno de ellos ha dado muestras de querer darles una victoria legislativa.

En todo caso, los legisladores arrancarán la próxima sesión del Congreso también con la mira puesta en su reelección en 2018 –en las llamadas elecciones “midterm”, o mitad de la legislatura-, en las que, dependiendo de lo que ocurra con la reforma migratoria, los republicanos con seguridad la usarán como arma electoral.

En 2018, los demócratas e independientes que suelen alinearse con ellos tendrán que defender un total de 25 escaños en el Senado, en comparación con sólo ocho para los republicanos.

Se prevé que la reforma migratoria, al igual que siempre, generará nuevas pugnas partidistas en el Congreso.

Pero eso, según observadores, no debe servir de obstáculo para echar a andar una reforma migratoria, a menos que Clinton y los demócratas estén listos para afrontar críticas de promesas incumplidas, como las que se han vertido contra el presidente Barack Obama.

El portavoz de la campaña de Clinton, Brian Fallon, ha dicho que tanto la reforma migratoria como la modernización de la infraestructura tienen amplio apoyo de la opinión pública, tienen el respaldo de Ryan, y son “propuestas consensuadas”, por lo que, a su juicio, a los republicanos les conviene apoyarlas.

Te recomendamos