Carreteras de San Francisco y Los Angeles, entre las peores de EEUU

Un conductor promedio pierde $523 al año, o unos $112,000 millones en su conjunto a nivel nacional, en costos de mantenimiento de sus vehículos debido al deterioro de las autopistas

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Carreteras de San Francisco y Los Angeles, entre las peores de EEUU

WASHINGTON.- Las carreteras en las áreas urbanas de San Francisco y Los Angeles, en California, encabezan la lista de las peores en Estados Unidos, y son tan malas que le ocasionan a los conductores millones de dólares adicionales en el mantenimiento de sus vehículos, advirtió este martes un informe de transporte.

El análisis del grupo “TRIP”, que se especializa en el estudio de sistemas de transporte, pone los reflectores en la vetusta infraestructura nacional, por donde se mueve el 70%  del tránsito en el país.

Cerca de una tercera parte de las principales carreteras urbanas, o el 32%, tienen una “calidad inferior” o afrontan “pobres” condiciones, según el documento de 34 páginas.

Apoyándose en cifras oficiales de 2014 de la Administración Federal de Carreteras (FHWA), el informe señaló además que el pavimento en el 39% de las principales carreteras y caminos tienen condiciones “mediocres”, y sólo el 28% está en “buenas condiciones”.

Si se incluye las carreteras en zonas rurales, entonces el 20% de las principales carreteras está en pobres condiciones, el 39% en condiciones “mediocres”, y el 40% en buenas condiciones, según la evaluación de Trip.

Malas carreteras que merman la cartera

El informe indicó que las carreteras en 25 regiones urbanas con al menos 500,000 habitantes tienen pobres condiciones para los motoristas, y esa lista la encabezan las áreas californianas de San Francisco-Oakland; Los Angeles-Long Beach- Santa Ana y San José, seguidas por Detroit (Michigan) y Milwaukee (Wisconsin).

En el área de Chicago (Illinois), el 44% de esas carreteras está en malas condiciones, lo mismo que el 42% de las principales carreteras en el área entre Nueva York y Nueva Jersey, y el 38% de las de Filadelfia (Pensilvania).

image012

Además de que potencialmente contribuyen a accidentes y atascos, estas malas condiciones en las carreteras también golpean el bolsillo de los motoristas: un conductor promedio pierde $523 al año, o unos $112,000 millones en su conjunto a nivel nacional, en costos de mantenimiento de sus vehículos.

Cualquiera que ha sufrido una rueda o llanta pinchada sabe que el deterioro de las carreteras aumenta tanto el deterioro como la devaluación de su vehículo, lo que incrementa la necesidad de reparaciones y de consumo de gasolina.

Así, otra gráfica del informe ofrece un vistazo a los lugares con al menos 500,000 habitantes que ocasionan los mayores gastos a los motoristas por culpa de malas carreteras. En Oklahoma City, por ejemplo, un motorista gasta $1,025 al año en mantenimiento, en San Francisco, unos $978, y en Los Angeles, $892.

En Chicago, el costo es de $727 anuales, mientras que en Nueva York es de $666. En el área capitalina, que comprende el Distrito de Columbia y los estados de Maryland y Virginia, el costo anual es de $589, indicó “TRIP”.

screen-shot-2016-11-01-at-11-35-32-am

Inversión en la infraestructura

En declaraciones a este diario, Rocky Moretti, director de política e investigación de “TRIP”, explicó que el deterioro de las carreteras se debe a una combinación de “falta de inversiones adecuadas en la infraestructura y un creciente tráfico vehicular”, que en el caso del transporte comercial sólo aumentará en la próxima década.

“No hay duda de que el crecimiento económico contribuye al aumento del tráfico, de los viajes, y eso está poniendo más presiones sobre el sistema de transporte”, explicó.

Desde la contienda presidencial, tanto la demócrata Hillary Clinton como su rival republicano, Donald Trump, han prometido ampliar las inversiones en proyectos de infraestructura.

Al afirmar que las carreteras y puentes del país “tienen baches y se están desmoronando”, Clinton ha prometido que presentará al Congreso en los primeros 100 días de su gobierno un plan de $275,000 millones para proyectos de modernización de las carreteras en un plazo de cinco años,  como parte de su plan para crear empleos bien renumerados.

Trump, por su parte, ha prometido duplicar esa cifra, y apoya invertir hasta un billón de dólares en la construcción de nuevas carreteras, puentes, y banda ancha, entre otros proyectos.

Según el Concejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, por cada mil millones de dólares que se invierten en la infraestructura, se crean 13,000 empleos.

En general, los expertos coinciden en que el pésimo estado de los sistemas de transporte y servicios de agua y energía eléctrica requerirá de fuertes inversiones: según la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles, EEUU necesitará $3,6 billones en fondos públicos para 2020 para hacer frente a los problemas de infraestructura.

En 2014, EEUU invirtió $416,000 millones en infraestructura, de los cuales el gobierno federal en Washington aportó $96,000 millones y el resto provino de gobiernos locales y estatales, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO).

Gane quien gane las elecciones, sus propuestas necesitarán la “luz verde” del Congreso –los republicanos son reacios a gastar fuertes sumas en proyectos públicos-, pero el hecho de que se esté poniendo atención a los problemas de las carreteras “ya es algo alentador”, puntualizó Moretti.

Te recomendamos