Mi hijo adolescente es gay, ¿qué puedo hacer?

Los padres pueden ayudarse y ayudar a sus hijos a "salir del closet"

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Mi hijo adolescente es gay, ¿qué puedo hacer?
Si los padres no saben cómo manejar las emociones ante la preferencia sexual de sus hijos, deben buscar ayuda.
Foto: Shutterstock

Nydia es llevada a la oficina del psicólogo por sus padres, tiene 17 años. Era notable que no se sentía muy a gusto con estar allí, conducta que fue cambiando en el proceso. Los padres de la joven pidieron entrar primero a la sesión reportando que su hija tenía unas amistades que al parecer la estaban confundiendo.

Papa comentó que desde niña le encantaban las muñecas, la madre indicó que en séptimo grado había tenido un novio pero que de un tiempo para acá su mente fue “trabajada” y vino con “el cuento” de que era lesbiana. Ambos padres quisieran que su hija fuera heterosexual pero entienden que su orientación sexual debe ser respetada y deben buscar ayuda para ellos también.

Algunos padres buscan ayuda para poder comprender, ayudarse y ayudar a sus hijos a salir del closet. Otros, a diferencia de los de Nydia, no aceptan lo que sus hijos les confiesan, rechazan su homosexualidad y niegan la realidad o sacan a su hijo de sus vidas.

La adolescencia es un periodo que se caracteriza por cambios, cambios físicos, emocionales y el más notable el cambio en su desarrollo sexual.

Los adolescentes entran en la búsqueda de su identidad. La identidad sexual incluye el género (masculino o femenino), su rol sexual dentro de la sociedad en la que cohabitan, el desarrollo de su personalidad y la orientación sexual.

Cuando hablamos de orientación sexual el joven puede ser heterosexual, gay o bisexual. Cuando la orientación sexual es la homosexualidad muchos padres entran en crisis y no saben cómo manejar sus sentimientos y dudas. En algunos casos definen esto como la peor desgracia que le pueda ocurrir a su familia.

La tendencia hacia la homosexualidad en la mayor parte de los casos comienza a darse entre los diez a los trece años. Durante este proceso el pre adolescente comienza a luchar con sus sentimientos y pasa por las siguientes fases:

  • Primeramente piensa que es diferente y no sabe por qué, no sabe lo que le pasa y mucho menos se atreve a decirle a nadie. Sus sentimientos no están de acuerdo con los roles que le ha impuesto la sociedad y se sienten confundidos.
  • Una vez esta fase es superada, trata de ignorar los pensamientos de atracción hacia su mismo género, se desarrolla una lucha interna entre lo que quiere y lo que debe.
  • Luego entiende lo que siente pero no quiere decirlo, en ocasiones envía mensajes en sus conductas para ver si sus padres y amigos se dan cuenta (una camisa o collar de arcoiris, palabras de apoyo a la comunidad entre otros).
  • Una última fase se da cuando finalmente deciden verbalizar su orientación sin importar las consecuencias (salir del “closet”). Esto no necesariamente y lamentablemente se da en todos los jóvenes homosexuales. Algunos deciden vivir atrapados en el silencio, teniendo dobles vidas, escondiéndose de padres, familia y amigos para evitar el rechazo.

bandera lgbt

Qué triste debe ser para un ser humano vivir como otros quieren que viva. Qué triste para un hijo saber que sus padres, los que se espera apoyen, prefieran rechazarlo por no seguir las normas de la sociedad.

En esta etapa la soledad impera, la depresión y en muchas ocasiones hasta el suicidio. En esta etapa donde el individuo no se atreve a salir del closet puede llegar la homosexualidad internalizada; el ejemplo más reciente de ello es el asesino de la discoteca Pulse en Orlando. Una persona que parece no puede lidiar con su orientación sexual, con lo que siente, por lo que se convierte en un homosexual homofóbico.

El que haya un ambiente familiar que facilite, apoye y no juzgue es vital para que estas etapas se den saludablemente. El sentirse amados y respetados logrará que este joven mantenga un buen estado de salud emocional.

El que la orientación sexual sea trabajada correctamente por su familia es la mejor forma de que el adolescente no sienta:
Miedo al rechazo.
Depresión.
– Miedo a enfermedades (ya que buscará información en fuentes correctas).
– Sentimientos de culpabilidad.
– Entre otros.

A pesar de los logros obtenidos por la comunidad LGBTT, a pesar de una sociedad más abierta a la diversidad, aún existe el rechazo a la homosexualidad. A pesar de las campañas en contra de la discriminación, se rechaza, se juzga, existen los crímenes de odio.

La homosexualidad no es una enfermedad, como se menciona en una campaña, la HOMOFOBIA SÍ.

Si tu hijo te habla sobre su orientación y sientes que no tienes las herramientas para manejarlo, acércate a profesionales que te ayuden en el proceso.

No fomentes los comentarios discriminatorios de burla y rechazo. Fomenta una sociedad de respeto y amor hacia los demás sin importar su orientación sexual, su color o su etnia.

Lectura recomendada “De mi placard” del autor Roberto Alexander Pérez. Excelente trilogía de obras sobre la diversidad, la identidad y la conciencia.

– Doctora Ingrid Marín. Para consultas sobre este tema: imarinespiet@gmail.com

Te recomendamos