A favor del Dream Act en NY

La Junta de Regentes del estado tiene previsto votar hoy a favor del Dream Act (Acta de los Sueños). Con esta votación, los funcionarios estatales de educación se suman a la convocatoria nacional en el Congreso para ampliar la base económica poniendo a todos a trabajar -incluyendo a los estudiantes indocumentados que se gradúan cada año de de nuestras escuelas- que en el estado de Nueva York se calcula bordea los 10,000 jóvenes.

Este es un llamado necesario, el cual esperamos influya en el debate de Washington sobre el Dream Ac – un proyecto de ley que se encuentra estancado en el Senado.

Pero con un Congreso concentrado solamente en un objetivo: ganar las elecciones de noviembre en 2012, la votación de hoy debería tener eco en Albany para concretar una versión estatal del Dream Act.

A principios de este año, el asambleísta Guillermo Linares y el senador estatal Bill Perkins presentaron una legislación que permitiría a los graduados indocumentados solicitar ayuda financiera estatal. La iniciativa podría también dar a los estudiantes la oportunidad de trabajar legalmente, obtener una licencia de conducir y un seguro médico.

La propuesta Linares/Perkins debe recibir atención especial en nuestra legislatura cuando regrese a sesión en enero.

Linares dijo que se espera el apoyo suficiente para el proyecto en la Asamblea. Perkins seguramente tendrá un poco de dificultad para que la propuesta avance en el Senado ya que los republicanos controlan esta cámara.

Los escépticos sobre el proyecto de ley deberían reunirse con el Consejo de Liderazgo Juvenil de Nueva York -un impresionante movimiento de estudiantes indocumentados que luchan por sus derechos a la educación. Ellos representan el entusiasmo, talento y potencial que necesita el Estado y del cual debería beneficiarse. Estudios del Instituto de Política Fiscal en Albany y de la Universidad Adelphi de Long Island han documentado que los inmigrantes son un beneficio para el estado.

El estado de Nueva York no está en una posición de autocastigarse abandonando a estos jóvenes.

A partir de enero, la Legislatura tiene que convertir el Dream Act en una realidad.