A prisión por matar a su vecino en RD

Santo Domingo – Un juez impuso un año de prisión preventiva contra un hombre acusado de matar a un vecino, al que disparó y luego remató, en una discusión por un parqueo del edificio donde ambos residen en una zona exclusiva de esta capital.

El juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, Ernesto Evertz, envió a la cárcel de Najayo, San Cristóbal, a 36 kilómetros al suroeste de esta capital, a Rafael Emilio González Álvarez, acusado de asesinar a Guillermo Moncada Aybar.

“Estoy arrepentido, me quedé paralizado, no sé lo que me pasó, no sé cuántas veces le disparé”, declaró González Álvarez entre sollozos. “Yo comprendo la magnitud de la situación, pero yo no me voy a ir para ninguna parte, no veo la necesidad de tenerme un año así (preso), pero Amén”, añadió.

El victimario y la víctima residían en el Condominio Xiomara, de la calle Filomena Gómez de Coba, en el ensanche Serralles, en el exclusivo sector Piantini, de esta capital.

González Álvarez, de 47 años de edad, mató de múltiples heridas de bala a Moncada Aybar, de 55 años. Ambos discutieron por el parqueo número 25.

Al imputado se le ocupó la pistola marca Glock, calibre 9 milímetros, número FHZ799, licencia 02010001-6, con la cual ocasionó las heridas a la víctima. Moncada Aybar falleció mientras recibía atenciones en la Clínica Abel González, próximo al lugar de la tragedia.

La Policía ocupó a la víctima la pistola marca Prieto Beretta, calibre 380, número 425px01119.

El incidente ocurrió la noche del miércoles, cuando un profesor particular de una hija de María Lina Moncada Aybar, hermana de la víctima, estacionó su vehículo en el parqueo del padre del presunto homicida González Álvarez.

El padre de González Álvarez estacionó detrás del vehículo del profesor.

El profesor y la señora Moncada Aybar pidieron excusa al presunto homicida, pero esto no contuvo su ira y se desató la discusión que degeneró en la tragedia. El victimario empujó la señora y la lanzó contra el suelo, lo que motivó la intervención de Guillermo.

Los testigos afirman que luego de que Guillermo Moncada Aybar cayó herido al suelo, su agresor se acercó y le descargó todas las balas de su pistola y luego abandonó el lugar.