Adamari López quiere ganar MQB

Nueva York – Su baja estatura es todo lo opuesto a la fuerza que Adamari López tiene al reír y aún más a la hora de luchar contra el cáncer de seno.

Las metas de contribuir a encontrar una cura a este padecimiento y minimizar los casos a través de la detección temprana los logró vincular con su participación en el concurso de Univision ¡Mira quién baila!.

“Claro, pero por supuesto espero ganar porque quiero llevar el dinero a mi fundación Susan G. Komen… Hay que seguir juntando dinero para las investigaciones a ver si encontramos en algún momento la cura para la enfermedad y para ayudar a tanta mujeres que lo necesitan porque los seguros médicos están carísimos y no siempre te consideran para hacerte una mamografía”, comentó a ¡holaLA! en una visita a Los Ángeles sobre lo que su triunfo significaría para ella y la organización no lucrativa que representa.

Aunque es una sobreviviente, la protagonista de telenovelas como Amigas y rivales tuvo una mastectomía doble y tiene que realizarse chequeos médicos cada seis meses.

“Después de haber pasado mi proceso y haber entendido por lo que pasé, definitivamente dije que tenía que ayudar a muchas más mujeres (como) yo, en el momento que me encontré la enfermedad: joven, sin ningún historial de cáncer en mi familia, pensaba que no era una enfermedad que me iba a tocar a mí. Y esta es una enfermedad que le puede pasar a cualquier mujer, a cualquiera edad, no importa de qué nivel social seas, ni de qué nacionalidad”, comentó agregando que esto mismo le puede suceder a hombres y niños.

Desde 2008, López es la portavoz de la campaña Save Lids to Save Lives de Yoplait, que consiste en que los consumidores yogur manden antes del final de año las tapitas de sus envases para que esta compañía done diez centavos por cada una recibida a la Fundación Susan G. Komen. La meta de este año es reunir dos millones de dólares.

Tras comentar que cuando sufrió esta enfermedad “todo” fue difícil, aseguró que “lloré en el momento que tenía que llorar y todavía lloro si me provoca”. Este dolor, añadió, lo logró superar hasta cierto punto gracias al apoyo de sus familiares y amigos. “Yo me aferré mucho a la vida y luché para vencer. Yo no me visualizaba ni muriendo de la enfermedad, ni grave. Yo dije: ‘¿Qué es lo qué hay que hacer para estar bien?’ y le eché ganas”, dijo sonriente.