Animan a jóvenes a luchar contra violencia doméstica

Más de 200 mujeres vestidas de novias marcharon por las calles de la ciudad

NUEVA YORK – “La violencia doméstica no debe ser tolerada en ningún momento de la vida”.

Este es el mensaje que Johanna Herrera le quiere enseñar a sus hijos Julio y Kayla Lithgow, de 11 y 17 años respectivamente, y por eso, ayer, pese a ser día de escuela los llevó por primera vez a la Macha de la Novias, el evento de condena de la violencia doméstica en memoria de Gladys Ricart y otras víctimas de este crimen.

“Yo quiero que mis hijos sepan que las mujeres les damos la vida tanto a los hombres como a las mujeres y nos deben respetar, y la violencia no es la llave para un diálogo o para resolver un problema”, dijo Herrera.

Para Kayla, la hija de Herrera, la marcha representa un paso hacia delante en la lucha contra el problema de la violencia intrafamiliar. Por su parte, su hermano Julio dijo: “La violencia doméstica es triste, porque las parejas se forman para amarse no para maltratarse”.

Niurka Rodríguez también llevó a la marcha a su hija Juliana Lamarque, de 9 años, quien llevaba un velo de novia.

“Yo la traigo para que desde pequeña cree conciencia de que ni debe abusar de nadie ni debe dejar que abusen de ella”, dijo Rodríguez.

El evento comenzó con un acto encabezado por Rosita Romero, directora ejecutiva del Centro de Desarrollo de la Mujer Dominicana, en la iglesia presbiteriana Fort Washington Heights, en el Alto Manhattan.

“Estamos realizando la undécima Marcha de las Novias en memoria de Gladys Ricart, pero más que nada en protesta por todas las mujeres que son asesinadas, golpeadas y maltratadas años tras años en la ciudad de Nueva York”, dijo Romero, quien durante el acto mandó a poner de pie a diez mujeres adultas vestidas de novia, las cuales portaban una página con las estadísticas de muertes por violencia doméstica en la ciudad: 2008 con 70 muertes; 2009 con 62; 2010 con 75, y en lo que va de año 47 víctimas fatales.

Romero también subió a la tarima a diez jovencitas vestidas de novia, señalando que “ellas representan a la nueva generación de mujeres que tienen conciencia de este problema y no van a permitir que abusen de ellas”.

Entre las más de 200 mujeres vestidas de novia estaba Yolanda Ricart, hermana de Gladys Ricart, quien dijo que septiembre es un mes que a ella no le gusta que llegue, porque le recuerda cuando Agustín García entró a su casa y asesinó a su hermana el mismo día de su boda, el 26 de septiembre de 1999.

“Yo apoyo la marcha para que las personas creen conciencia de lo que es la violencia doméstica y busquen ayuda”, dijo Ricart, quien reveló que el hijo de Gladys, David Ricart, no participa en la marcha porque quedó muy afectado con la muerte de su madre.

“Él hasta dejó la universidad durante dos años y luego la retomó y en memoria de Gladys, que era contable, terminó una maestría en Finanzas”, dijo Ricart.

Ana Ybe llevaba un letrero que decía: “Niñas de mi corazón, ¿cómo voy a vivir sin ustedes?”

Y es que Ybe perdió a su hija Jessica Ybe, de 22 años, y a sus nietas Jelyhanna, de 5 años, y Sacha, de 2, muertas a apuñaladas por el esposo de Ybe, Jermaine Ruiz, de 24 años, en enero de 2010.

“Yo vengo desde el año pasado a apoyar la marcha porque por coincidencia un día como hoy (ayer 26 de septiembre) mi nieta Sacha cumplía años”, dijo Ybe. “Yo le hago un llamado a las mujeres que están siendo abusadas a que hablen y busquen ayuda, que la hay”, agregó.

Entre las mujeres que participaron por primera vez estuvieron Zeneida Izquierdo y Leonor Javier, quienes dijeron que se habían unido al evento para llamar la intención sobre el problema de la violencia doméstica.

La Marcha de las Novias es organizada por el Programa de Intervención de Violencia, VIP, la Northern Manhattan Improvement Corporation, y, entre otras, la organización Nuevo Amanecer.

Cecilia Gastón, directora ejecutiva de VIP, denunció que el programa federal Comunidades Seguras está provocando que muchas mujeres indocumentadas no llamen al 911 en caso de violencia doméstica, “porque temen ser deportadas”.

Entre los políticos que participaron estuvieron el concejal Ydanis Rodríguez, el senador estatal Adriano Espaillat, el asambleísta Guillermo Linares; el contralor de la ciudad, John Liu, y la presidente del Concejo Municipal Christine Quinn, quien reveló que más del 70% de las víctimas fatales de violencia doméstica “no llamaron al 911 en 2010”.

“El mes que viene vamos a lanzar anuncios en diferentes idiomas para llamar la atención y combatir la violencia doméstica”, anunció Quinn.

La Oficina de la Alcaldía para Combatir la Violencia Doméstica (OCDV) reveló que en 2010 la policía respondió a 249,440 incidentes de violencia doméstica, un promedio de 680 incidentes por día, y la Unidad de Violencia Doméstica del NYPD realizó 67,761 visitas, un incremento de un 77% desde 2002.

En 2010 la línea de ayuda de Violencia Doméstica: 800-621-HOPE contestó 119,177 llamadas, un promedio de 320 llamadas por día.