Casinos de los indios nativos americanos en NY

La semana pasada, la legislatura estatal celebró audiencias de campo para ver si el estado comenzará el proceso histórico de enmendar la Constitución del Estado de Nueva York con el fin de permitir los juegos de apuestas comerciales en todo el estado. Es muy importante para la comunidad latina y para otras comunidades en todo el estado entender este asunto de alta prioridad.

Los defensores de que la industria de los juegos de apuestas lleguen al Estado de Nueva York, ya han comenzado a promover el mensaje de que permitir una transformación tan dramática será la solución de los problemas económicos de Nueva York. Sin embargo, existe una razón por la que dicho cambio atrevido no pueda realizarse con tan sólo aprobar una ley. Esta es una de las instancias extraordinarias en las que la Constitución debe ser enmendada por dos períodos de la legislatura, seguido por un referéndum, en todo el estado, aprobado por los votantes, algo que se hace en raras ocasiones.

Sin duda, los defensores de este esfuerzo señalarán a las naciones de indios nativos americanos, por ejemplo la Nación Oneida, como prueba del impacto positivo que pueden tener los juegos de apuestas en las comunidades de Nueva York. No obstante, el problema con ese argumento es que las naciones de indios nativos americanos son fundamentalmente diferentes a la industria de los juegos de azar. A diferencia de ellos, somos gobiernos que estamos obligados a invertir nuestros ingresos y recursos en nuestras tierras ancestrales y comunidades cercanas, aquí en el mismo Estado de Nueva York. Esta es la verdadera historia de la Nación India Oneida y de su éxito.

Si observamos la zona central del Estado de Nueva Cork, la región fue uno de los principales centros de manufactura en este país hasta que los accionistas y miembros de las juntas directivas de incontables compañías cerraron sus puertas y se trasladaron a lugares como México y China en busca de mayores ganancias.

Mientras estas compañías se establecían fuera de Nueva York, el pueblo Oneida seguía invirtiendo en su comunidad, y en ese proceso, la Nación India Oneida emergió como una de las fuerzas económicas más positivas en la zona central de Nueva York. En el 2010, la Nación India Oneida fue el mayor empleador en los condados de Oneida y Madison y el tercer empleador más grande en los dieciséis condados que forman la zona central de Nueva York, después de la Universidad de Cornell y el Sistema de Salud de la Universidad Estatal.

La Nación India Oneida ahora emplea a casi 5,000 empleados aquí mismo, en la zona central de Nueva York. Turning Stone, nuestro hotel vacacional, atrae a más de 4.5 millones de visitantes cada año a nuestra comunidad, y a más de 1,000 reuniones de negocios y recepciones de bodas. Tenemos una nómina que excede los $125 millones anuales y que se invierten directamente en nuestra economía local.

Los neoyorquinos serán muy sabios con tan sólo ver el ejemplo de Atlantic City para recordar lo que le sucede a las ciudades que tienen esperanzas de que la industria de los juegos de apuestas sea la solución de todos sus problemas económicos. La comunidad de Atlantic City ha sido victimizada durante décadas por la industria de los juegos de apuestas que ha agotado los ingresos de la ciudad, dejándola a la merced del crimen, arruinada y con un futuro inseguro. Nueva York está padeciendo del legado de dolor dejado por compañías que tan sólo buscan maximizar sus ganancias a corto plazo.