Claman por dinero para estudiantes migrantes

MÉXICO, D.F. – La meta de Víctor Pajarito, un inmigrante oriundo de Cholula, Puebla, es graduarse en linguística por la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY) en sólo tres años en vez de cuatro para ayudar al padre que busca el sustento familiar como lavador de autos y la madre como limpiadora doméstica.

Después de tomar ocho materias durante cada semestre para adelantar al máximo, el arranque de su tercer y último año en el Lehman College es ahora más benévolo por una beca para profesionistas del Instituto de Mexicanos en el Exterior (IME) con ayuda de aportaciones comunitarias.

Con este nuevo esquema de financiamiento el IME logró recabar junto con los consulados 2.6 millones de dólares que beneficiarán este ciclo escolar a 16,000 estudiantes que representan en sólo un año más de la mitad del total del quinquenio 2005-2010 que sumó 30,000.

Con este capital por primera vez el IME incluirá a profesionistas –nivel superior- sin descuidar los programas de apoyos enfocado sólo para alfabetización y certificación de competencias laborales.

“Quiero llegar a ser un ejemplo de que cualquier estudiante que haya vivido lo que yo viví, ser inmigrante, mexicano e indocumentado, de todos modos puede lograr lo que sea”, dijo Pajarito a través de un enlace en video transmitido en la cancillería desde el consulado de Nueva York ..

Estados como Nueva York, California, Kansas, Nebraska, Nuevo México, Illinois, Oklahoma, Texas, Utah y Washington permiten a indocumentados pagar matrículas como residentes estatales en universidades públicas (Dream Act).

Frente a estas oportunidades, el IME va por más: claman por más apoyos a, empresarios de México y de Estados Unidos, organizaciones no gubernamentales, fundaciones y gobiernos locales que quieran sumarse a la labor de formar a sus paisanos hasta los niveles más altos.

Hasta ahora, la solidaridad para esta misión ha sorprendido en la Secretaría de Relaciones Exteriores. Julián Ventura, subsecretario para América del Norte explicó que mientras se planteó a instituciones educativas de la Unión Americana poner un dólar por cada dólar aportado por el Estado mexicano, muchas de ellas aportaron ¡el doble!

Así, del total de los 2.6 millones de dólares; , sólo alrededor de 850, 000 dólares procedían de recursos públicos del fondo para becas; el resto, llegó de las aportaciones voluntarias privadas lo cual compromete a redoblar esfuerzos para sacar partida en ambos sectores.

Javier Díaz de León, director ejecutivo del IME es realista: los 16,000 jóvenes son apenas una pequeña muestra de los estudiantes que podrían capacitarse o salir de la encrucijada de elegir entre dejar sus estudios a medio camino o comer.

“Sabemos con certeza que entre lo diferentes grupos étnicos que conforman la sociedad estadounidense los hispanos –de los cuales el 90% son mexicanos- son los que tienen el nivel de deserción escolar más alto”,dijo.

“A partir de este ciclo escolar con las becas para educación superior esperamos tratar de hacer una abolladura, aunque sea pequeña, a esa deserción”.

Entre las comunidades mexicanas, las que más contribuyó para el programa de becas fue San José, California con un millón de dólares para educación de los adultos en el Centro para el Entrenamiento en el Empleo.

Le siguen Nueva York con 72,000 dólares que abre oportunidades en 23 planteles del estado para educación superior y Albuquerque, en Nuevo México, con 70, 000 dólares que beneficiarán a 50 estudiantes para licenciatura y maestría, 20 de educación técnica y 32 para cursos de inglés y computación.

En Los Ángeles se recaudó apenas 41,000 dólares, pero Díaz de León está optimista. “El proyecto apenas empieza”, dice.

Y para los estudiantes que quieran participar recomienda movilizarse dentro de los liderazgos de sus comunidades o de la universidad o centro de educación de donde se encuentre para que éstos pidan los apoyos al consulado.