Cómo “pillar” un menor comprando alcohol

En la mira de autoridades, bodegueros desarrollan técnicas para reconocer quién lo puede adquirir

NUEVA YORK – El pasado 11 de agosto empleados del bodeguero Gustavo Peña, de 47 años, le vendieron un paquete de cervezas a un menor, sólo porque éste aparentaba ser mayor de edad. El error le costó a la Don Juan Deli Grocery $4,500, una suma que según el comerciante afecta la permanencia de su negocio en estos tiempos de crisis económica.

“Nosotros somos muy cuidadosos con verificar si la persona es menor de edad antes de venderle bebidas alcohólicas, pero en el ajetreo del verano se nos pasó”, dijo Peña. “La persona a quien le vendimos las cervezas era un policía encubierto que tenía 20 años y 11 meses de edad”, señaló.

Para ayudar a los bodegueros con este tema, la Asociación de Bodegueros de los Estados Unidos (ASOBEU) y la División de Control de Bebidas Alcohólicas del estado de Nueva York, entidad que expide la licencia de venta de licor, impartieron un seminario destinado a educar y orientar a los bodegueros para que no reciban multas ni pierdan la licencia de venta de bebidas alcohólicas.

El presidente de ASOBEU, Ramón Murphy, y las autoridades de ventas de licor, representadas por los comisionados Norren Healey y Dennis Rosen, arribaron a un acuerdo mediante el cual se busca dotar a los propietarios de pequeños negocios y sus dependientes de los conocimientos necesarios para identificar a menores que desean comprar bebidas alcohólicas utilizando identificaciones falsas.

El acuerdo entre las dos instituciones se produjo después que las autoridades de licor tendieran señuelos a unas 212 bodegas de la ciudad, con la utilización de jóvenes menores de edad voluntarios, de las cuales 123 de dichos comercios cedieron a vender bebidas alcohólicas a estos jóvenes, sin exigirles una identificación.

Murphy expresó que están trabajando mano a mano con la División de Control de Bebidas Alcohólicas con el fin de solucionar el problema, ayudar a reducir el monto de las multas impuestas a los pequeños comerciantes y evitar que les suspendan los permisos para vender alcohol.

Por otro lado, Luis Ducasse, director ejecutivo de ASOBEU, dijo que el seminario es un esfuerzo más de la asociación, “para tratar de que los bodegueros no pierdan su licencia de venta de licor, en momento en que la crisis económica ha llevado al cierre a una gran cantidad de afiliados”.

En el primer seminario-taller se realizó en la sede de la División de Control de Bebidas Alcohólicas de estado de Nueva York, ubicada en el 317 de avenida Lenox en Harlem, y contó con la asistencia de bodegueros multados por vender alcohol a menores de edad.

Ducasse dijo que continuarán impar- tiendo esos seminarios-talleres durante el transcurso del año, ya que pretenden reducir al mínimo la cantidad de multas que reciben los pequeños comerciantes por la comisión de este delito, que inclusive pueden conllevar penas en la cárcel y la deportación a los que no tienen la ciudadanía norteamericana.