¿Dónde está el cardenal Jaime Ortega?

Unos 200 paramilitares impidieron ir a misa el pasado sábado 24 a las Damas de Blanco y bloquearon la salida de la casa de Laura Pollán en La Habana, según informaron fuentes de la disidencia.

Dentro de la casa permanecieron una treintena de mujeres, entre ellas varias llegadas desde otras provincias del país, quienes después del tradicional Té Literario, se disponían a participar en la misa por el día de la Merced.

“Ningún ciudadano común puede sumarse al acto de repudio. La policía sólo deja entrar a personas autorizadas a repudiar. No hay ni un solo vecino”, afirmó desde el lugar de los hechos el bloguero Orlando Luis Pardo Lazo.

Las autoridades cerraron el tráfico en la calle Neptuno.

“Están gritando ‘no pasarán’, y la música de fondo es la de ‘En silencio ha tenido que ser’, de José María Vitier”, añadió Pardo Lazo.

Durante un intento por salir a la calle, las mujeres fueron golpeadas por militares y paramilitares, reportó el periodista independiente Roberto de Jesús Guerra, presente en la calle Neptuno.

“No sabemos a qué tiene miedo el gobierno de Cuba, pues sólo haremos lo que desde hace más de 8 años hemos hecho”, señaló Laura Pollán en declaraciones a Radio Martí.

Por su parte, el opositor Guillermo Fariñas afirmó que el régimen “tiene miedo de que una pequeña chispa se torne un estallido social de grandes proporciones”.