El ‘Escarabajo’ de VW salta muy alto

Nueva York – Es difícil hablar de un vehículo que habla por sí solo. El ‘Escarabajo’ o ‘Beetle’ es el modelo ícono de Volkswagen y en su tercera generación busca saltar muy alto.

Aunque ha mantenido su diseño original en forma de un pequeño escarabajo, los ingenieros alemanes decidieron para el modelo 2012 hacer una revolución y evolución del modelo rey de la casa teutona.

El secreto mejor guardado de la VW ha sido revelado y los amantes del ‘Beetle’ estarán que saltan de felicidad ya que el nuevo modelo llega más grande, mejor equipado y con un ‘look’ que sin duda parará el tráfico.

Ha dejado de lado esa imagen coqueta de su antecesor. Ahora usted estará al mando de un compacto lleno de potencia, con líneas agresivas y un interior como para no despegarse nunca del asiento.

Walter de Silva, jefe del equipo de diseño del grupo Volkswagen y Klaus Bischoff, fueron quienes tomaron la difícil decisión de reinventar un modelo lleno de tradición a nivel mundial.

Ellos volvieron a las raíces del primer modelo y de ahí partieron de cero para convertir al modelo 2012 en un nuevo Beetle totalmente original.

Ahora mide 4,27 metros de largo, 15 centímetros más, y aunque su altura es inferior al modelo anterior ofrece una imagen que va más acorde con el modelo original, de ese que conquistó el planeta y ha sido el auto más vendido de la historia. Es decir ha perdido un poco de su curvatura y su techo es más horizontal. En lo que respecta al interior el Beetle 2012 ofrece cambios evidentes como el panel, más corto y que se asemeja al legendario modelo deportivo Karmann Ghia.

Posee doble guantera y el espacio entre el parabrisas y el panel es sustancialmente corto respecto al pasado modelo. Esto da la sensación de estar detrás de un bólido que mezcla lo deportivo con un vehículo de carrera.

El aumento de tamaño amplía el espacio y refuerza el sentido práctico, porque el nuevo modelo resulta más utilizable. Aunque sigue siendo un 2+2, con unos asientos traseros más desahogados pero todavía incómodos para los adultos: el respaldo es demasiado vertical y, a partir de 1,70 metros de alto, se da en el techo. El maletero sí mejora considerablemente: 310 litros, 101 más.

Para los amantes de la música el Beetle viene con un sistema de audio Fender Panasonic de 400 watts y cada melodía sale de las bocinas como si uno estuviera en el concierto. Para acompañar la sensación de estar dentro de una mini disco el interior cuenta con luces de ambiente de varios colores para adaptarse de acuerdo a su estado de ánimo.

Por si fuera poco el techo es casi totalmente panorámico y 80 por ciento más largo que en el modelo anterior convirtiéndose el Beetle en el vehículo ideal para disfrutar un verano en la playa o un paseo otoñal.