El Superclásico se va en ceros

CORDOBA, Argentina/AP – Argentina y Brasil no dejaron el miércoles ninguna duda de que fue un partido amistoso: terminaron 0-0, no hubo jugadas bruscas y el público local aplaudió a Ronaldinho en el cotejo con futbolistas que militan en las ligas locales.

La rivalidad deportiva entre ambos países es de tal magnitud que constituyó toda una rareza que un futbolista de Brasil haya recibido el reconocimiento de aficionados argentinos como ocurrió con Ronaldinho, quien recibió aplausos y ovaciones durante el precalentamiento, cuando acertó casi siempre sus remates apuntándole al travesaño.

Quizás Ronaldinho se haya ganado la simpatía de los argentinos porque cuando era astro del Barcelona español de alguna manera respaldó a Lionel Messi, el mejor jugador del mundo y que por estar actuando en el exterior no fue convocado para este amistoso.

Además de Ronaldinho, actual figura del Flamengo y que pasó con éxito por el Milan de Italia y Barcelona al lado de Messi, Brasil contó con Neymar, del Santos y candidato a irse antes de fin de año a un equipo grande de Europa.

Entre los argentinos, ausentes por lesión Juan Sebastián Verón y Juan Román Riquelme, uno de sus jugadores más laureados fue el arquero de Boca Juniors Agustín Orión, campeón del Clausura 2007 con San Lorenzo y del Apertura 2010 con Estudiantes de La Plata.

Ronaldinho exigió a Orión con un tiro libre que el arquero atajó con alguna dificultad en la segunda etapa, mientras que Neymar dibujó una jugada magistral en la primera parte cuando dejó a media defensa parada y lanzó un centro que Damiao estrelló en el poste.

El partido, denominado como ‘Superclásico de las Américas’ tendrá su desquite el 28 de septiembre en la ciudad brasileña de Belem.