Ex general gana presidencia de Guatemala

GUATEMALA/EFE – El general retirado Otto Pérez Molina, ganador de la segunda vuelta electoral celebrada ayer en Guatemala, se proclamó nuevo presidente electo del país y aseguró a sus electores que no los defraudará.

“Estoy contento y motivado por la respuesta de los guatemaltecos. Me emociona, me motiva, pero reconozco el grado de responsabilidad que tengo para darles respuesta y no defraudarlos”, dijo el presidente electo a los periodistas.

Pérez Molina, de 61 años, visiblemente emocionado, agradeció a los más de dos millones de guatemaltecos que le concedieron el voto y les aseguró- “No los voy a defraudar, haré mi mayor esfuerzo para lograr lo que prometimos”.

“Haré mi mayor esfuerzo para logra la paz y la seguridad que tanto necesita Guatemala. Trabajaremos por que haya más plazas de trabajo y desarrollo”, agregó el presidente electo.

Según los datos oficiales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Pérez Molina, candidato del derechista Partido Patriota (PP), fue elegido como nuevo presidente de Guatemala con el 54.89 por ciento de los votos válidos, cerca de diez puntos más que su oponente, el abogado populista Manuel Baldizón.

El candidato perdedor, según directivos del partido Libertad Democrática Renovada (Líder), podría ofrecer una conferencia de prensa en las próximas horas.

Pérez Molina sustituirá en la Presidencia al socialdemócrata Alvaro Colom, quien lo venció en los comicios de 2007, cuando se presentó por primera vez como candidato, y que le entregará el poder el próximo 14 de enero.

Más temprano, ambos candidatos se acusaron ayer mutuamente de “comprar” votos y de “campaña negra”, poco antes de que concluyeran las votaciones de la segunda vuelta electoral.

En una conferencia de prensa, Pérez Molina aseguró que miembros del partido Libertad Democrática Renovada (Líder), que apoya la candidatura de Baldizón, repartieron bolsas de alimentos y vales canjeables por láminas de zinc, a cambio del voto.

Esas acciones, señaló Pérez Molina, “ponen en riesgo el evento electoral por la ambición desmedida de un partido que quiere comprar la voluntad del pueblo”.

Baldizón rechazó los señalamientos en contra de su partido y afirmó que los partidarios de Pérez Molina se han dedicado a “realizar campaña negra” en su contra.