Fuerzas de Gadafi atacan a los insurgentes

BANI WALID – Las fuerzas gadafistas dispararon ayer morteros y trataron de emboscar a los revolucionarios en el acceso norte de Bani Walid, bastión del ex dictador libio Moamar Gadafi.

Los ex rebeldes enviaron refuerzos, algunos de los cuales arribaron en un tanque confiscado al derrocado régimen.

Los nuevos gobernantes de Libia, en tanto, prosiguieron con sus esfuerzos para asentar su autoridad en el país. El Consejo Nacional de Transición se alistaba el domingo a anunciar el nuevo gabinete, lo que mostraría progresos en la formación de gobierno antes de la Asamblea General de la ONU esta semana.

Las dos partes se han enfrentado durante días luego que los ex rebeldes lanzasen una ofensiva hacia Bani Walid y Sirte, la ciudad natal de Gadafi, para tratar de romper un impasse de varias semanas y aplastar a las fuerzas leales al depuesto líder.

Aunque Sirte sería una importante victoria simbólica, Bani Walid ha resultado extremamente difícil para las fuerzas ex rebeldes.

Los combatientes gadafistas tienen en su poder posiciones estratégicas en las alturas junto a las crestas que dominan el desierto valle de Wadi Zeitoun que divide el pueblo en sus secciones norte y sur. El terreno hizo de la ciudad un lugar histórico: A inicios del siglo XX fuerzas italianas que ocupaban Libia tuvieron que batallar duramente para tomar Bani Walid.

El domingo, las fuerzas de Gadafi atacaron a los combatientes en el flanco norte con fuego de mortero, mientras que los ex rebeldes replicaban con ametralladoras y lanzagranadas. Los combatientes dispararon además hacia el desierto, al norte de la entrada, donde se cree que los gadafistas estaban tratando de lanzar una emboscada.

Cinco proyectiles de mortero dieron en el blanco en una construcción donde las fuerzas revolucionarias se refugiaban y en el acceso norte del poblado, levantando arena y llenando el cielo con humo negro. Los combatientes opositores a Gadafi respondieron al fuego con cohetes y ametralladoras.

Los insurgentes del poblado cercano de Tajoura llegaron para reforzar a las fuerzas revolucionarias en el frente de Bani Walid.