Hispanos acudieron al rescate de helicóptero

NUEVA YORK – Cuando un helicóptero se cayó al East River la tarde del martes, decenas de agentes entrenados en responder a emergencias llegaron al lugar en meros momentos – incluyendo varios policías y bomberos hispanos.

Esto ayudó a que cuatro de los cinco pasajeros – incluyendo el piloto – sobrevivieran el accidente, que ocurrió alrededor de las 3 p.m. cerca de la calle 34 Este. La única víctima fue Sonia Marra, una británica radicada en Australia, quien cumplía 40 años el día del accidente. Marra quedó atrapada en el asiento trasero del helicóptero, mientras su madre, su padrastro, una amiga, y el piloto lograron escapar.

La Policía no divulgó el número total de rescatistas que despachó al lugar, ni sus nombres. Sin embargo, según fuentes, por lo menos dos de los agentes de unidad de Servicios de Emergencia del NYPD (ESU) fueron hispanos.

El agente José Figueroa y el detective Roberto Rodríguez pertenecen a esta unidad especial. Rodríguez fue uno de los que se sumergió en el agua helada para hallar a los sobrevivientes, según una fuente policial. Esta dijo que Rodríguez, quien no pudo ser localizado para un comentario, se reportó enfermo ayer miércoles porque en medio del rescate “tragó mucha agua contaminada con el combustible del helicóptero”.

Los bomberos respondieron mandando 15 unidades, incluyendo varias lanchas. Entre los más de 80 bomberos y paramédicos estaba Robert López, de 39, de la unidad 7 de Manhattan, quien contó a reporteros el martes cómo rescató a uno de los sobrevivientes que estaba flotando lejos del grupo. “Era una corriente fuerte […] él estaba flotando en dirección opuesta de mí, entonces tuve que luchar un poco para alcanzarlo”, dijo.

Entre los primeros rescatistas en llegar también estaban cuatro miembros del equipo anti-terrorismo Hércules. “[Ellos] se quitaron sus pesados chalecos de armas y sus cascos y se tiraron al East River momentos después de que se estrellara el helicóptero”, dijo el portavoz del NYPD, Paul J. Browne.

Los agentes que respondieron al accidente, incluyendo los miembros del Equipo Hércules, son parte del ESU– una unidad policiaca que responde a emergencias, compuesto de entre 400 y 500 agentes. Estos policías entrenan durante aproximadamente 5 años para responder a toda clase de emergencias – desde cómo detectar un peligroso gas hasta cómo responder a un perro furioso.