Ingenieros examinan daños en obelisco

Washington/EFE – Cuatro ingenieros, dos hombres y dos mujeres, comenzaron ayer a descender en “rappel” por el Monumento a Washington, el emblemático obelisco de la capital de EE.UU., para examinar los daños producidos por el terremoto del 23 de agosto.

Estaba previsto que esta inspección, que durará varios días, arrancara el martes pero se aplazó a ayer por las condiciones meteorológicas.

El monumento, uno de los más visitados por los turistas en la capital estadounidense, permanece cerrado desde que un sismo de magnitud 5,8 sacudió la ciudad el 23 de agosto y así continuará “indefinidamente” por razones de seguridad, ya que el terremoto causó numerosas grietas en sus muros.

La insólita imagen de los cuatro ingenieros haciendo “rappel” en lo más alto del imponente obelisco, la construcción más alta de la capital, congregó ayer a numerosos curiosos alrededor del monumento, entre ellos muchos fotógrafos que no quisieron perderse la irrepetible estampa.

La escena también sorprendió a los turistas que visitaron ayer el obelisco.