Latinos de Suffolk exigen a la Policía servicios de traducción

Nueva York/EDLP – Residentes latinos de Suffolk, Long Island, exigieron ayer al ejecutivo del condado que adopte las recomendaciones dadas la semana pasada por el Departamento de Justicia Federal (DOJ) para mejorar servicios policiales a inmigrantes.

En rueda de prensa frente al Cuartel 3 de Bay Shore los representantes de varias organizaciones pro-inmigrantes, entre ellas la Alianza de Inmigrantes de Long Island (LIIA) y la Coalición en Defensa del Idioma (LILAC), exigieron al Ejecutivo de Suffolk que “derribe las barreras” que impiden que inmigrantes confíen en la Policía.

La carta del DOJ, enviada la semana pasada, señala fallas en la forma cómo la Policía de Suffolk atiende crímenes que involucran a inmigrantes latinos.

Específicamente, el Departamento recomendó a la Policía de Suffolk que mejore el sistema de investigación de denuncias de ataques por intolerancia racial; aclare la política para solicitar y reportar el estatus migratorio de detenidos, testigos y víctimas, y provea mejores servicios de interpretación y traducción.

Durante el último año, LILAC ha mantenido reuniones con la Policía de Suffolk para lograr que ofrezcan servicios de interpretación y traducción y con esto ayudar a que las comunidades sientan confianza para reportar crímenes.

“Aunque ha habido algunas mejoras, la Policía de Suffolk aún tiene mucho que hacer para satisfacer las necesidades de las personas con inglés limitado”, dijo Cheryl Keshner, de LILAC.

El ejecutivo del condado de Suffolk Steve Levy dijo en un comunicado que algunas de las recomendaciones son constructivas y serán implementadas, otras ya están siendo implementadas, pero con otras no están de acuerdo.

“Con todas las reformas que hemos hecho en los últimos años, probablemente estamos muchos más avanzados que otros condados”, acota Levy.

Mark Smith, el director de comunicaciones de Levy, añadió que entre las recomendaciones con las que Suffolk está de acuerdo están la de mejorar el monitorio y la clasificación de “disturbios juveniles” para determinar cuándo éstas deben escalarse a casos de crimen de odio.

Smith dijo que ya están proveyendo adiestramiento cultural para mejorar la habilidad de la policía de servir a inmigrantes. Según el vocero, el condado de Suffolk “hace nueves veces más adiestramiento que el estado de Nueva York”.

El vocero disputó la crítica del DOJ de que agentes en puntos de chequeos viales solicitan documentación de inmigración. “No piden documentación y estos puntos fueron pedidos por la comunidad”, dijo.

También defendieron su interés en participar en el programa Comunidades Seguras “una orden de de una agencia federal (Seguridad Nacional)”, agregó.