Lucha contra el tráfico de armas

San Juan/EFE – El gobernador Luis Fortuño anunció ayer la creación de una unidad conjunta entre fuerzas de seguridad locales y federales diseñada para luchar contra el tráfico de armas ilegales y combatir el alza de crímenes violentos en Puerto Rico.

Fortuño señaló en conferencia de prensa que la iniciativa contará con la colaboración del Departamento de Justicia y la Policía de Puerto Rico, la Fiscalía y Tribunal federal, el FBI y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de EE.UU. (ATF, por sus siglas en inglés).

“Esta iniciativa -bautizada ‘Illegal Firearms and Violent Crimes Strike Force’- busca atacar directamente las nuevas tendencias de crímenes violentos, creando un frente común contra el uso de armas ilegales para asegurar las mayores penalidades y más efectivos recursos en el procesamiento de criminales”, dijo Fortuño.

El jefe del Ejecutivo dijo que la iniciativa será implementada a corto plazo en las regiones judiciales de San Juan, Carolina, Bayamón, Caguas y Ponce.

Fortuño resaltó que la ATF y el FBI contarán con agentes disponibles de forma permanente para responder a casos criminales y hacerse cargo, si fuera necesario, de intervenciones policiales.

Además, el Departamento de Justicia de Puerto Rico asignará seis fiscales especiales para las regiones participantes, para que la Fiscalía federal cuente con los recursos necesarios para procesar los incidentes.

“Estos fiscales recibirán adiestramiento por parte de Fiscalía federal para que puedan ayudar en el procesamiento de estos casos y aseguren un proceso efectivo, eficiente y ágil”, añadió.

Además, durante la primera semana del mes de octubre, la Fiscalía federal proveerá adiestramiento a la Policía de Puerto Rico en áreas como intervención a un imputado, proceso de investigación y procesamiento de casos.

Puerto Rico sufre una ola de criminalidad asociada al control por los puntos de venta de droga que se cobra cada fin de semana la vida de más de 10 personas.