Manifestantes son desalojados a la fuerza en Wall Street

Nueva York/EFE – La Policía de Nueva York desalojó ayer por la fuerza el campamento instalado por varios manifestantes en Wall Street y detuvo a tres activistas, que increparon y se enfrentaron a los agentes después de cuatro días atrincherados para protestar contra la “avaricia” del sistema financiero.

Los arrestos se suman a otros tres ocurridos el lunes por la noche y elevan a 13 el total de detenciones desde que el sábado arrancó el movimiento “Occupy Wall Street” en la plaza Liberty, situada a una manzana de la Bolsa de Nueva York en pleno corazón de los negocios de la ciudad de los rascacielos.

Los participantes en la concentración habían instalado decenas de tiendas de campaña para resguardarse de la lluvia, pero a las 10:00 am, un agente avisó primero por megáfono de que tenían que abandonar la zona, y luego comenzaron a desmontar las estructuras y cubiertas de plástico.

Varias personas se encararon a la policía, que respondieron con la detención de al menos tres personas, según pudo comprobar Efe y contrastó más tarde la organización, aunque la Policía de Nueva York declinó ofrecer cifras de detenidos.

Los detenidos fueron esposados e introducidos en furgones, mientras sus compañeros insultaban a los policías con frases como “¡El mundo entero está mirando!” o “¡Vergüenza!”.

Tras el desalojo, varios manifestantes se quejaron del exceso de fuerza e insistieron en que no hay ninguna razón legal para sacarles de la plaza, pues según un portavoz de “Occupy Wall Street”, el recinto es privado y tienen permiso del dueño para quedarse allí.

“Con la lluvia de anoche, pusimos tiendas y toldos. La Policía ha empezado a sacar a la gente de las tiendas sin hacer absolutamente nada. Querían disolverlo, y ya está”, aseguró Nikky Schiller, una española de 37 años que hace meses formó parte en las protestas de los “indignados” en la Puerta del Sol.