Margarita Rosa de Francisco regresa a la tv

Miami/EFE – La actriz colombiana Margarita Rosa de Francisco, que se dio a conocer internacionalmente con “Café con aroma de mujer”, regresa a la pantalla chica tras cuatro años de alejamiento de las telenovelas.

La actriz, vuelve, pero no en una telenovela. “Correo de inocentes”, que se transmite de lunes a viernes por la cadena Telefutura, nada tiene que ver con ese género.

“‘Correo de inocentes’ es una serie que se aleja del formato de la telenovela”, aseguró desde Colombia, donde se rueda el drama sobre una madre que, por salvar la vida de su hija, se ve involucrada en el peligroso mundo del narcotráfico.

“En esta serie, el tema de las mulas -que son esas personas que sacan drogas ilegales del país- está tratado de una manera realista, incluso más humana, porque te deja ver que algunas personas entran a este mundo víctimas de las circunstancias”, aseveró.

Pero aseguró que aunque todo lo que hace su personaje, Pilar Carrasco, es por el bien de su hija, ella no lo justifica.

“Pilar sufre las consecuencias y lucha por redimirse. Es un tratamiento real de un tema fuerte; aquí no hay clichés”, sostuvo.

Nacida en Santiago de Cali, en la región del Valle del Cauca, la actriz de 46 años de edad comenzó su carrera como modelo.

En 1981 entró al mundo de la actuación con la serie de TV “Tacones”. A esta le siguieron “Los pecados de Inés Hinojosa”, “Puerta Blanca” y la que le dio el éxito internacional, “Café con aroma de mujer”. Pero a pesar de la fama obtenida con las telenovelas, De Francisco sostiene que, como actriz, ya no le interesa este género.

“Creo que la novela rosa es divertida; creo que, como género, la telenovela lo aguanta todo, hasta los temas más fuertes. Pero como actriz prefiero hacer otras cosas. En los años que estuve lejos de las novelas me dediqué a estudiar, a hacer música, cine y teatro”, contó.

En estos momentos, la amante de filosofar sobre la vida y explorar nuevas vías de expresión, está enfocada en los personajes que, como Pilar Carrasco, le permitan entrar dentro de otra piel y ver el mundo desde otra perspectiva.

“Me interesan los seres humanos complejos, ambiguos, matizados. Me encantaría, por ejemplo, hacer un papel de hombre”.

Lejos de las cámaras y los escenarios, De Francisco se describe como una mujer solitaria.

“Soy muy celosa de mi intimidad. Me gustan la soledad y el silencio. Cuando no estoy en los medios, soy hermética”, aseguró.

Al mismo tiempo, es la primera en señalar una ironía. “A solas”, la obra de teatro con la que ha recorrido con éxito varias ciudades de Colombia, es una serie de escenas autobiográficas de su vida. “Sí, es una obra contradictoria, porque en ella me revelo; dejo ver quien soy como actriz y como mujer. Es una obra que escribí con Sandro Romero Rey y ha tenido mucho éxito. Sueño con llevarla a más ciudades de mi país y luego llevarla a Estados Unidos”.