Mariano Rivera no piensa en retiro

NUEVA YORK – El relevista panameño de los Yankees Mariano Rivera, dijo ayer que todavía no piensa en retirarse, luego de su hazaña del record de 602 juegos salvados y tras cumplir lo que le queda en su contrato con los Yankees.

Rivera, cuyo contrato todavía le queda un año, dijo que luego de eso pensará lo que puede pasar después de todo, pero que le gustaría enseñar a la juventud el secreto del béisbol. “Si no con los Yankees, en otra orgnización que me contrate, sólo para eso: enseñar”.

“Cuando llegue la hora de terminar este contrato que le queda un año, luego pensaré qué hacer. Pero quiero seguir en le béisbol, si no como jugador, enseñando a la juventud”, repitió.

Sin embargo Mariano señaló que si los Yankees no lo utilizan más como pitcher, estaría a la disposición de seguir en la organización como coach, “pero de jóvenes, no en otra labor”.

El veterano cerrador, quien cumplirá 42 años el 29 de noviembre, comentó que todavía le queda mucho como lanzador, carrera que nunca pensó realizar.

“Si ustedes supieran, nunca pensé ser jugador de béisbol. Quería ser mecánico de auto. Lo que pasó fue que como me gustaba el deporte comencé a jugarlo, pero no como lanzador, fue una casualidad”, recordó Mariano, quien en 16 años en las Grandes Ligas tiene una de las mejores marcas en carreras limpias permitidas.

Durante una conferencia de prensa para los medios hispanos antes del juego de anoche ante los Rays de Tampa Bay, Rivera dijo que los Yankees tenían un mejor bullpen antes de que se enfermaran Joba Chamberlain y Rafael Soriano, entre otros, pero que los que llegaron desde la menores han salido sensacionales.

“No sé quien sería mi sustituto como cerrador cuando llegue el momento de retirarme, pero sí le puedo decir que Soriano o David Robertson figuran como primeros en la lista”.

En otro orden de ideas, Rivera, quien sobrepasó el record de 601 juegos salvados que poseía Trevor Hoffman por varios años, al rescatar su 602 en el triunfo de los Yankees 6-4 ante los Mellizos de Minnesota, dijo que le hubiera gustado que el boricua Jorge Posada fuera su receptor par ese día.

“Sinceramente mi deseo era que posada fuera mi receptor en ese momento. No sólo por su labor, sino como algo simbólico”, argumentó el derecho de Panamá.

Pero también dijo que lo importante es que Jorge (Posada) siga con el equipo, donde tantas obras buenas ha hecho para la organización.

Rivera recordó que ayer recibió muchas llamadas de felicitación desde su nativa Panamá, incluyendo la del presidente de la República, Ricardo Martinelli, a quien agrdeció por su distinción.

También dijo que ahora piensa en seguir ayudando a los Yankees para conseguir un cupo en la postemporada, especialmente en la Serie Mundial.

constantino.viloria@eldiariony.com