Muere Steve Jobs fundador de Apple

REDWOOD CITY – Tal vez sin él, nombres tan comunes hoy como IPhone, IPad o Mac no hubieran existido. El cofundador de Apple, Steve Jobs, murió este miércoles 5 de octubre en la tarde, a los 56 años de edad. Así lo informó la empresa de computadoras que él inició junto a Steve Wozniak, desde Cupertino, en el Valle del Silicio, donde tiene su sede central.

Jobs batallaba desde 2004 contra un cáncer de páncreas que ya le había obligado a someterse a un transplante de hígado en 2009. Y hace seis semanas, en agosto, dejó el mando de Apple a un sucesor elegido personalmente, Tim Cook- permaneciendo él en la mesa directiva. Entonces, no hubo comunicación oficial sobre su estado de salud pero se especuló que había declinado.

Steve Jobs era uno de los hombres más ricos del mundo, y su historia una de las más increíbles. La empresa que cofundara lo dejó en la calle. Pero luego no crecía, y se vio en la necesidad de convocarlo. Allí fue cuando comenzó el actual período de florecimiento de Apple: bajo su liderazgo –y la mayoría de las veces, con su presencia- se presentaron productos revolucionarios como el IPhone y el IPad, sin cuyo impacto sería imposible definir la era tecnológica que estamos viviendo.

Jobs parecía disfrutar con intensidad esas presentaciones aquí en el Área de la Bahía, invariablemente vestido de negro, con pantalones de mezclilla y una camisa negra de cuello de tortuga. En las últimas ya se lo veía muy desmejorado. En el website de Apple, una escueta página (http://www.apple.com/stevejobs/) informa sobre la muerte de Steve Jobs. “Apple perdió a un genio creativo y visionario, y el mundo, a un maravilloso ser humano. Quienes tuvimos la fortuna de trabajar junto a él perdimos a un querido amigo y a un mentor que nos inspiraba. Solo él podía haber construido esta compañía y su espíritu será por siempre la base”.