Ni que Chris hablara chino

Aparentemente, los que militan en el Grand Old Party – mejor conocidos como republicanos – no entienden cuando uno de los suyos les dice que no. O tal vez sea que Chris Christie se los estaba diciendo en chino.

Actualmente, en el planeta Tierra se hablan aproximadamente 6,500 lenguajes – aunque de éstos hay unos dos mil que se hablan entre menos de mil personas.

El más usado de éstos es el mandarín chino. Este lenguaje es la manera de comunicarse entre 1’213, 000,000 de individuos. Sin embargo, en mandarín no existe una palabra para decir no o sí.

Ayer, Chris Christie -el novato gobernador de New Jersey- oficialmente volvió a repetir lo que él pensaba estaba abundantemente claro. El no aspirará a la candidatura presidencial de su partido.

La decisión del a veces controversial y sin pelos en la lengua carismático político ocurre después de haber sido cortejado por sectores de su partido que incluyen a los recaudadores de dinero.

“Mi pasión está en mi trabajo en New Jersey”, indicó Christie, en presencia de reporteros políticos que se dieron cita en Trenton para la conferencia de prensa, transmitida en directo por diversas cadenas de televisión.

El gobernador del estado jardín fue bondadoso con su tiempo una vez que emitió su decisión y respondió a preguntas relacionadas al interés de muchos en su partido de que aspirara.

“Recibí docenas de cartas de gente”, dijo Christie, al indicar que por ese clamor consultó con su esposa e hijo y reconsideró su determinación inicial de no ser candidato a la Casa Blanca.

Sin lugar a dudas, el empeño de reclutar a Christie es un reflejo de la insatisfacción de sectores del partido republicano con los ocho aspirantes a la Casa Blanca, entre los cuales tendrán que escoger quién se enfrentará al titular Barack Hussein Obama.

La decisión inequívoca en inglés directo y sin tapujos de Christie no va a detener el murmullo de los republicanos que reconocen que aún con lo mal que luce el actual titular, tendrán que escoger entre su cuadrilla de candidatos que no pintan bien para todos los electores.

Y para que no le quepa duda al GOP y sus aspirantes, entre esa masa electoral nos encontramos los que hablamos el segundo lenguaje del mundo que es el español. Ayer, Chris Christie habló inglés, que es el tercer lenguaje del planeta.

Bajofuego@eldiariony.com