Piden protección para caballos

NUEVA YORK – La coalición para prohibir los carruajes del parque central realizó ayer una demostración pidiendo que la venta y transferencia de caballos –que son retirados de prestar servicio- se realice de forma humanitaria.

Cerca de una veintena de personas se pararon en la Quinta Avenida, esquina con la Calle 59, frente al Parque Central, con pancartas denunciando la crueldad a la que son expuestos los caballos utilizados en los carruajes, que prestan servicio como uno de los atractivos de la ciudad.

Elizabeth Forel, directora de la mencionada coalición, destacó la importancia de que se apruebe un proyecto de ley sometido por la concejal Melissa Mark-Viverito ante el Concejo Municipal –el pasado junio- por medio del cual se enmendaría un código de la ciudad, exigiendo que la trasferencia y venta de los caballos, que son retirados de circulación, se realice bajo un registro para evitar así, que los equinos sean llevados a remates para luego ser sacrificados.

Forel, dijo a este rotativo que “con la aprobación de la medida, se obligaría a los propietarios a vender o donar a los caballos a un santuario, o a una organización de protección de animales para que sean cuidados, así como se impediría que sean utilizados en otros carruajes”.

La medida prevé además, que se registre la información del comprador ante el Departamento de Salud.

Actualmente la ley exige a los vendedores proveer la información del comprador, sólo si la venta se realiza en el estado de Nueva York, si es vendido fuera del estado, solo se debe informar que el equino ya no está en el sistema.

Forel dijo que desde el 2005 ha estado analizando el registro del Departamento de Salud y que del total de los 200 a 220 caballos allí contabilizados, aproximadamente entre 60 a 70 equinos, no aparecen en la planilla del siguiente año.

Fermín Gutiérrez, conductor de uno de los carruajes que prestan servicio en el Parque Central, expresó que “estoy de acuerdo con que se proteja la vida de los caballos, pero no con el que se quiera abolir este tradicional atractivo turístico de la ciudad”.

La Alianza de Bienestar Equino, estima que en el 2010, a nivel nacional, 53.105 caballos fueron enviados a México y 59.693 a Canadá para ser sacrificados. En lo que va de este año, 70 mil caballos han sido exportados para ser sacrificados.

Pese a que en Estados Unidos no existen centros de sacrificio de caballos, para luego ser procesados para el consumo humano, no es ilegal el transporte de los equinos a Canadá y México, donde son sacrificados para exportar su carne a países como Francia, Italia, Bélgica y Japón, donde se le considera un manjar.

Maria.loboguerrero@eldiariony.com