Prisión a otros dos por el robo de un avión

Santo Domingo – Un juez impuso una medida de coerción de un año de prisión preventiva contra un dominicano y un venezolano acusados de estar implicados en el robo de un avión de un hangar del Aeropuerto Internacional La Isabela, en esta capital.

Con la medida, impuesta por el juez interino del Juzgado de Atención Permanente de la provincia Santo Domingo, Julio de los Santos Morla, contra el venezolano Pedro Gerardo Gutiérrez y el dominicano Ramón de los Santos Hernández Peguero, ya suman tres los detenidos por el robo de la aeronave. El primero fue el teniente piloto del Ejército Nacional, John E. Pércival Matos, hijo del general retirado Rafael Pércival Peña.

También la esposa de Pércival Matos, la señora Ginnssellys Halversoni Vásquez, quien se encuentra en libertad, tiene la obligación de presentarse en forma periódica ante las autoridades que la investigan en relación al caso.

Remberto Pichardo Juan, abogado de Gutiérrez y De los Santos, se quejó de la decisión del juez De los Santos Morla. Alegó que la Fiscalía no ha presentado pruebas contra sus representados. Añadió que las autoridades “ni siquiera pudieron demostrar el origen de propiedad del avión”.

“El hecho de que mis defendidos estuvieran en el aeropuerto el día de ese hecho (el robo) no significa que hayan tenido alguna participación, y mucho menos conocen al teniente John Pércival”, dijo.

De su lado, el jefe de la Policía, mayor general José Armando Polanco Gómez, aseguró que en los próximos días las autoridades darán a conocer a la opinión pública todos los detalles sobre el caso. “La sociedad, más temprano que tarde, va a tener datos precisos y de todos los nombres que participaron en ese hecho y quiénes facilitaron las condiciones para que eso ocurriera”, dijo.

El avión, un Beechcraft King Air 200, matrícula N871 registrada en Estados Unidos pertenece al grupo Punta Cana y fue localizado en Venezuela hace unos días. Las autoridades diligencian su retorno al país. El robo del aparato, valorado en 3.5 millones de dólares, se produjo a las 3:12 de la madrugada del domingo 23 de octubre.