Protestas contra Strauss-Kahn

París/EFE – La periodista francesa Tristane Banon, que ha denunciado a Dominique Strauss-Kahn por intento de violación, lideró ayer una concentración feminista en las inmediaciones del Palacio de Justicia de París en la que aseguró que espera ver al exresponsable del FMI ante el Juzgado de lo Criminal.

“Me alegro de ver que la justicia sigue su curso”, declaró Banon, visiblemente emocionada ante varios centenares de personas y numerosos medios de comunicación en la Plaza de Châtelet, presidida por el lema- “La violación es un crimen”.

La periodista y escritora, de 32 años, sostiene que DSK intentó violarla en 2003 mientras entrevistaba al exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) para preparar un libro, denuncia que ha llevado a la justicia a abrir una investigación preliminar sobre las acusaciones.

“Espero que todo esto termine en el Tribunal de lo Criminal”, agregó Banon, que compareció ante manifestantes y medios de comunicación flanqueada por las portavoces de algunas asociaciones feministas que apoyan su causa, como Paroles de Fammes o Mariannes de la Diversité.

La justicia francesa anunció el viernes que procederá a un careo entre la demandante y el exresponsable del FMI, quien ha calificado el relato de Banon de hechos “imaginarios”.

La periodista, que tuvo problemas para contener las lágrimas al inicio de su discurso en la concentración, afirmó que iba a improvisar porque no tiene “quince asesores de comunicación” que preparen sus declaraciones.

Hacía referencia a la comparecencia de DSK el pasado domingo en la cadena “TF1”, criticada por tratarse de una entrevista poco incisiva en la que el político socialista tenía medida cada una de sus respuestas.

En el acto de hoy, Banon vinculó su caso con el del resto de las mujeres agredidas sexualmente.

Aseguró, además, que no llevó su caso ante los tribunales (poco antes de que la justicia estadounidense retirase los cargos penales contra Strauss-Kahn tras la denuncia de agresión sexual de una empleada de un hotel de Nueva York) ni por dinero ni por fama.

“No tengo nada que ganar aquí. Ni una notoriedad que no le deseo a nadie, ni dinero (..). Ser Tristane Banon actualmente no es agradable”, dijo la periodista, que subrayó que si recibiera alguna indemnización por el caso donaría el dinero a “asociaciones”.