Rebeldes libios con escaño en la ONU

NACIONES UNIDAS/AP – La Asamblea General de la ONU votó ayer otorgar el escaño de Libia en el organismo mundial al Consejo Nacional de Transición conformado por los rebeldes que derrocaron a Moamar Gadafi.

La resolución fue aprobada por 114 contra 17 y 15 abstenciones.

El bloque izquierdista sudamericano ALBA se opuso a entregar el escaño a las antiguas fuerzas opositoras, y Venezuela denunció a las fuerzas de la OTAN por realizar “ataques aéreos criminales… con el fin de instalar un gobierno títere”.

El principal bloque regional del sur de Africa se opuso a otorgar las credenciales al CNT inmediatamente, pero fracasó en su intento de aplazar la votación. El comité de credenciales de la Asamblea General recomendó por unanimidad otorgar el escaño a los ex rebeldes. La votación significa que el CNT podrá llevar la voz de Libia a la reunión ministerial de la Asamblea General la semana próxima.

Las fuerzas revolucionarias libias se toparon ayer con una tenaz resistencia en su ataque a uno de los últimos bastiones de Moamar Gadafi, mientras el primer ministro turco se reunía con los nuevos gobernantes en Trípoli.

La visita del primer ministro Recep Tayyip Erdogan tiene lugar un día después que los gobernantes de Francia y Gran Bretaña viajaron a Libia en un esfuerzo de la comunidad internacional por dar legitimidad al nuevo gobierno y empezar a reconstruir el país, pese a la persistente lucha contra los leales a Gadafi, que está prófugo.

Los combatientes libios, en docenas de camionetas con armas pesadas, avanzaban desde el norte hacia el centro de la ciudad de Bani Walid, a 140 kilómetros (90 millas) al sudeste de Trípoli. Se oían explosiones y tiroteos en el área, desde donde se elevaban columnas de humo.

Uno de los combatientes, Hisham Nseir, dijo que el frente de batalla era “intenso y caótico” y que sus fuerzas enfrentaban una intensa resistencia.

El comandante Abdulá Abu-Asara dijo a la Associated Press que sus hombres estaban a unos dos kilómetros (más de una milla) del centro de Bani Walid y que el principal obstáculo era Wadi Zaytun, un valle donde están apostados francotiradores de Gadafi. Durante su avance, los combatientes izaron la nueva bandera libia sobre un edificio abandonado y establecieron un cuartel militar en el norte de la ciudad.

“Hoy es el primer día que hemos tomado completamente esta parte de Bani Walid”, dijo Abul-Asara. “Y aquí nos quedamos”.