Rick Perry enfrenta acusaciones de racismo

Washington/EFE – El gobernador de Texas y aspirante a la candidatura presidencial republicana, Rick Perry, buscó distanciarse ayer de informes según los cuales un campo de caza arrendado por su familia llevaba el nombre de “Niggerhead” (cabeza de negro), término cargado de racismo en Estados Unidos.

Un artículo en el diario The Washington Post afirmó que durante muchos años junto a la entrada del rancho en el oeste de Texas podía leerse, pintado con grandes letras, el nombre que puede traducirse como “cabeza de negro”.

El término “nigger” es un epíteto que muchos negros en Estados Unidos consideran insultante, y según el artículo del Post la palabra ofensiva podía verse pintada sobre una roca hasta hace pocos años.

El portavoz de Perry, Ray Sullivan, señaló hoy en una declaración escrita que ya desde comienzos de la década de 1980 se borró o se cubrió con pintura el epíteto en la roca, poco después que Ray Perry, el padre del actual gobernador texano, arrendó derechos sobre la propiedad.

Sullivan añadió que Rick Perry no ha visitado la propiedad desde 2006.

“Varias afirmaciones que se incluyen en el artículo (del Post) son incorrectas, incoherentes y anónimas incluida la insinuación de que Rick Perry llevó a grupos de visitantes al predio arrendado cuando todavía podía verse la palabra sobre esa roca”, continuó Sullivan.

Lo único coherente en todo el artículo del Post, según Sullivan, es que se cubrió con pintura el término “Niggerhead” en la roca “poco después del arriendo de la parcela de 450 hectáreas a comienzos de los años 1980”.