Rige la ley del buen samaritano 911

NUEVA YORK – Una ley que permite llamar al 911 para reportar casos de sobredosis de drogas o alcohol sin el miedo de enfrentar cargos criminales o procesos judiciales por posesión de pequeñas cantidades de sustancias controladas, fue puesta en vigor en el estado de Nueva York.

Evan Goldstein, de la Drug Policy Alliance, explicó que la ley, denominada “Buen Samaritano 911”, busca incentivar a las personas a llamar a la línea de emergencia del 911 cuando experimenten o sean testigos de un caso de sobredosis de droga o alcohol, mediante el otorgamiento de una inmunidad limitada que los libra de cargos criminales o procesos judiciales por posesión de narcóticos (no más de 8 oz), marihuana (cualquier cantidad) o, si es menor, de alcohol.

“La razón por la que muchas personas no llaman al 911 cuando tienen una sobredosis o son testigos de ella, es porque temen ser apresadas y procesadas en el sistema de justicia”, dijo Goldstein. “Esta ley le da la oportunidad a la gente de hacer lo correcto, de llamar al 911 para pedir ayuda y salvar vidas, sintiéndose cómoda porque no se va a meter en problemas”, señaló.

El asambleísta Richard Gottfried, quien respaldó la legislación, dijo que en la ciudad de Nueva York la sobredosis de droga accidental es la cuarta causa de muerte temprana, después del los ataques cardíacos, el cáncer y el VIH/SIDA.

“Y muchas de las muertes por sobredosis se pueden prevenir si se llama a los servicios de emergencias de inmediato”, expresó el asambleísta. “Nosotros queremos terminar con el abuso de las drogas y el alcohol, pero no dejando que las víctimas de sobredosis mueran”, sostuvo.

Y debido a la falta de una ley como la “911 Good Samaritan”, fue que Ramón Velázquez, de 52 años, no llamó a la policía cuando vio a un amigo suyo caer con una sobredosis, cuando ambos se estaban drogando en el parque de una escuela en los años 80. El amigo de Velázquez murió.

“Yo estoy apoyando esta ley porque en aquella ocasión, en lugar de llamar al 911 para ayudar a mi amigo, con quien estaba consumiendo heroína, salí corriendo y él murió. Yo temí que me metieran preso si llamaba a la policía”, marró Velázquez. “Pero a partir de hoy (ayer) la gente puede llamar al 911 sin problemas y reportar una sobredosis de droga o alcohol”, agregó Velázquez, quien es miembro de la organización VOCAL-NY, que brinda servicios a personas con VIH/SIDA o con problemas de abuso de drogas.

Otro miembro de VOCAL-NY es Mario Arce, de 49 años, quien gracias a la llamada al 911 de un buen samaritano hoy día está vivo.

“En los años 90, yo estaba en un edificio abandonado drogándome y me caí con una sobredosis, y los muchachos que estaban conmigo huyeron por temor a la policía, pero gracias a Dios uno de ellos llamó y cuando desperté estaba en una ambulancia, con los paramédicos tratando de resucitarme”, dijo Arce. “Esta ley va a salvar vidas”, agregó.

En 2008, más de 1,350 personas murieron en Nueva York por sobredosis accidental de drogas, un incremento de más de un 60% desde 1999.