Saquemos a ICE de Rikers Island

Luis es un estudiante de 21 años de origen mexicano. En el 2007, fue arrestado y acusado de un crimen violento que no cometió. Aunque los cargos fueron aclarados y Luis no tenía historia criminal, el Departamento de Correcciones (DOC, por sus siglas en inglés) lo mantuvo encarcelado bajo una orden de detención (llamado “detainer”) y luego fue transferido a un centro de detenciones en Texas. Aunque eventualmente lo dejaron regresar a Nueva York, Luis perdió más de dos años de su vida y el resultado de su caso de inmigración aún está incierto.

Las historias como la de Luis son demasiado comunes en las comunidades inmigrantes a través de la ciudad de Nueva York. Por eso nosotras hemos presentado una propuesta de ley en el Concejo Municipal que cambiará la manera en la que el DOC colabora con la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

DOC actualmente participa en un programa de ICE llamado “Criminal Alien Program” (CAP), el propósito del cual es identificar a los criminales no ciudadanos quienes se encuentran en las cárceles federales, estatales y municipales y ponerles órdenes finales de deportación antes de que se acaben sus sentencias.

CAP no ha logrado ese dicho propósito. En vez de enfocarse en criminales peligrosos, CAP ha resultado en la detención y deportación de neoyorquinos indocumentados quienes no tienen ningún record criminal. En el 2009 y el 2010, aproximadamente la mitad de los presos en Rikers, bajo una orden de detención nunca habían sido declarado culpables de un crimen.

El propósito del proyecto de ley del Concejo Municipal es limitar la cooperación entre DOC y ICE para que el verdadero enfoque sea la detención y deportación de los criminales que perjudiquen la seguridad pública. Creemos que esta legislación mejorará la confianza que siente los neoyorquinos inmigrantes hacia la policía local, ya que muchos inmigrantes son menos dispuestos a reportar crímenes a la policía por miedo a la deportación. Además, esta legislación ayudará a mantener a más familias inmigrantes unidas.

A nivel federal, la administración del Presidente Obama se está moviendo cada día más hacia un cambio en las regulaciones para dejar de enfocar en la deportación de delincuentes no violentos. Estos cambios le dan validez a los esfuerzos del Concejo Municipal para reformar cómo las leyes de inmigración se están llevando a cabo a nivel local.

Los inmigrantes siguen siendo la columna vertebral de esta ciudad. Esperamos que esta legislación reduzca el número de deportaciones y que presente un estándar nuevo otros municipios que están en busca de una resolución justa para los inmigrantes encarcelados por delitos menores.