Se disparan las quejas por huecos en las calles

NUEVA YORK – La ciudad de Nueva York registró un dramático incremento de un 56% en quejas por baches en las calles de 2006 al 2010, y lo que es peor un nuevo estudio encontró que la burocracia innecesaria ha provocado que las agencias encargadas del mantenimiento de las vías tarden más tiempo en hacer las reparaciones.

Las calles de Queens son las que están en peores condiciones, según el estudio realizado por el defensor del pueblo Bill de Blasio. De 82,572 llamadas al 311 para reportar baches en lo que va de año, más de 22,000 fueron hechas por residentes de dicho condado.

Muchas quejas se reportaron en la avenida Roosevelt, entre las calles 52 y 58, en el barrio de Astoria; y en el 117-39 de la calle 124, en South Ozone Park..

En Manhattan, uno de los barrios más afectados es Washington Heights, con baches en muchas de sus vías, entre ellas la calle 154 y St. Nicholas, la calle 151 y Amsterdan, y la calle 145 y Convent.

Fernando Ravelo, de 52 años, quien reside en la calle 151, dijo que el bache que hay en medio de la calle se abrió durante la tormenta de nieve de diciembre y pese a que la ciudad lo ha tapado el hueco vuelve y se hunde.

“Este bache es un problema. A muchos conductores que caen en el hueco se les ha averiado su vehículo”, dijo Ravelo.

El análisis denominado Red Tape Report mostró que las solicitudes de reparación son dejadas de lado regularmente cuando pasan de una agencia a otra de la ciudad.

Bajo los procedimientos existentes, cuando el 311 recibe una queja sobre un bache, ésta se envía al Departamento de Transporte de la ciudad, DOT, quien despacha a un inspector pagado a ver el problema. Pero si el DOT determina que la queja es por un sumidero de alcantarilla y no por un bache, la agencia regularmente deja de lado el caso sin tomar una resolución. Y sólo si la persona llama de nuevo al 311 para conocer el estatus de la reparación es que le informan que la queja fue eliminada porque la reparación de sumideros corresponde al Departamento de Protección Ambiental, DEP.

“La persona tiene entonces que abrir otro caso, el cual el 311 envía al DEP, que realiza una redundante segunda inspección antes de hacer la reparación”, explicó De Blasio. “Este traspaso del problema de una agencia a otra puede tardar semanas”, agregó.

Para solucionar el problema De Blasio recomendó que la ciudad sistematice el proceso de reparación de vías, a fin de administrar mejor las más de 100,000 quejas anuales que recibe por baches. Dijo que las quejas y los informes de inspección deben remitirse automáticamente al departamento adecuado.

“La falta de reparación de baches le cuesta miles de dólares a la ciudad cada año en reclamaciones de conductores cuyos vehículos se dañan a causa de malas carreteras”, dijo De Blasio.

Scott Gastel, portavoz del DOT, negó que las personas tengan que hacer una segunda llamada para que el problema sea resuelto. Señalo que la agencia reparó 418 mil baches el año pasado, en calles y autopistas.

Para leer el estudio visite: http://www.advocate.nyc.gov/redtape