Taxistas sin medallón molestos por falta de ley

Enviarán 100 mil firmas al gobernador para que los deje recoger pasajeros en la calle

NUEVA YORK – Representantes de la industria del taxi sin medallón van a entregarle al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, unas 100 mil firmas de taxista, dueños de bases y usuarios de este servicio de transporte, para que al ejecutivo no tenga ninguna duda de convertir en ley con su firma la legislación que autoriza la recogida en la calle de pasajeros, cuando la pieza llegue a su escritorio.

En las escalinatas de la Alcaldía, el grupo encabezado por Cira Angeles, portavoz de la Livery Base Owners, presentó a la prensa 10 mil de dichas firmas, indicando que su meta es llegar a 100 mil en unas seis semanas.

“Nosotros recogimos estas firmas con el propósito de que una vez que llegue la legislación al escritorio del gobernador Cuomo, éste la firme y la convierta en ley, porque entendemos que con de esta ley vamos a legitimar una industria que por 40 años ha servido a las comunidades de los cinco condados y que debido a la ilegalidad de recoger pasajeros en la calle, no podía dar el servicio como la comunidad lo pedía”, dijo Angeles.

El proyecto de ley que autoriza la emisión de 1,500 medallones amarillos y 30,000 licencias que permitirían a taxistas livery recoger en las calles en áreas fuera del territorio de los taxis amarillos de Manhattan, aprobado en Albany en junio pasado, está a la espera de ser enmendado por el Senado Estatal en la próxima sesión legislativa, antes de que el gobernador Andrew Cuomo lo firme para convertirlo en ley.

Según explicó Angeles, la enmienda al proyecto de ley S5825 agrega un impuesto de 50 centavos por pasajero a la licencia de recogida en la calle para taxistas sin medallón, impuesto que pagan en la actualidad los taxis amarillos y que va a las arcas de la Autoridad Metropolitana del Transporte, MTA.

Angeles estuvo acompañada, además de decenas de taxistas y dueños de bases de taxis, del Presidente de la Asociación de Bases de Taxis, Pedro Heredia; de Fernando García, presidente de la Asociación de Nueva York de Conductores Independientes; y de Mamadou Kane, presidente de la Asociación Africana Unida de Dueños y Conductores de Taxis sin Medallón.

Uno de los que firmaron la petición para que Cuomo convierta en ley la legislación fue Francisco Solano, de 52 años, taxistas de más de 20 años de la base Riverside, en Manhattan.

“Lo bueno de esta ley es que legaliza la recogida en la calle de pasajeros, lo que le daría un respiro a los choferes que tienen que pagar altas multas cuando son sorprendidos violando esta regulación”, dijo Solano.

La multa por recoger en la calle de manera ilegal es de $350.

Pero no todos están de acuerdo con la legislación. Como José Viloria, presidente de la Federación de Taxistas de Nueva York, quien aseguró que la ley “va a desestabilizar más la industria livery”.

“Con este permiso los taxistas tendrán que poner taxímetro, lo que le dirá al Gobierno cuánto realmente se gana el taxista al día, y en base a eso tendrán que pagar más impuestos”, dijo Viloria. “Además lo que ellos pagan de Compensación del Trabajador, que actualmente es de $260 al año, le subirá a unos $2,000 y subirá los seguros”.

Actualmente los taxistas livery pagan de $5,000 a $7,000 de seguro de vehículo, y la Federación calcula que subirá en un 10% a 15%.

El taxista Joaquín Quezada, quien lleva 10 años brindado servicio en El Bronx, dijo que con los pocos beneficios que se obtienen actualmente en el negocio, será difícil para muchos trabajadores del volante comprar el permiso.

“Porque no es sólo lo que se paga por el permiso, es el costo que viene detrás a lo que le tengo miedo”, dijo Quezada.

En la ciudad de Nueva York hay unos 22,000 taxis livery, según la Comisión de Taxis y Limosinas, TLC.

Richard Bamberger, portavoz de Cuomo dijo que todavía la legislación no ha llegado al escritorio del gobernador y que una vez llegue, éste procederá a revisarla antes de firmarla.