Tranquilidad y temores tras muerte de ‘Cano’

Bogotá/EFE – En un ambiente de tranquilidad pero con temor a posibles represalias, Colombia sigue a la expectativa de las consecuencias de la muerte del máximo jefe de las FARC, “Alfonso Cano”, por la situación de los secuestrados que están en poder de la guerrilla y las acciones militares en la zona del Cauca.

En diálogo el gobernador del departamento del Cauca, territorio en el que murió “Cano”, Guillermo Alberto González, señaló que ya sin la presencia del máximo jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la ocasión se convierte “en una oportunidad para llegar a un proceso de paz”.

Recordó que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dejó abierta esa posibilidad siempre y cuando los rebeldes “muestren hechos de paz” como dejar libres a todos los secuestrados y cesar las acciones terroristas.

“Está demostrado que la guerrilla no tiene protección. A sus dirigentes se les ubica, se les persigue”, señaló González, quien se preguntó por qué insistir en ese camino que le ha costado tantas vidas al país.

“Lo que les queda (a las FARC) es mostrar hechos de paz”, recalcó el gobernador, quien señaló que lo que ahora percibe en la población de su departamento, es un “soplo de alivio, de tranquilidad”.

Explicó que por orden del alto Gobierno, desde el día en que se comprobó la muerte de “Alfonso Cano”, al departamento llegaron 2.000 hombres para reforzar la seguridad.