Un ‘plan B’ para los canasteros

¿Qué hacen los jugadores hispanos de la NBA durante el paro laboral vigente?

(Primera de dos partes)

Se suponía que ayer fuera un día de fiesta para los amantes del baloncesto alrededor del mundo: era la “supuesta” fecha de inicio de una nueva temporada regular de la NBA, la 2011-12. Y el comienzo de largos meses de acción. Pero ya no lo será.

El gremio de los jugadores y los propietarios de los equipos NBA han sido incapaces hasta ahora de lograr un nuevo contrato laboral y terminar con el cierre patronal. Ya se ha suprimido la pre temporada, el primer mes de la temporada regular, y es probable que se vengan más cancelaciones de partidos en caso no llegaran a un acuerdo en un futuro cercano.

Los 17 jugadores hispanos que forman parte de la mejor liga de básquetbol del mundo deberían estar esperando ansiosos el debut en la temporada de sus respectivos equipos. En cambio, todos ellos están dispersos por el mundo esperando la definición de este conflicto.

Veamos en qué se encuentran algunos de ellos:

Greivis Vásquez, venezolano, base de los Memphis Grizzlies

Uno se puede imaginar las ganas que ha de tener Greivis Vásquez de que comience la temporada NBA de una vez por todas. Luego de su sólida temporada de novato y su crecimiento en un equipo que tuvo un año espectacular como los Grizzlies (eliminando a los San Antonio Spurs en primera ronda de playoffs y cayendo frente al OKC Thunder pero en el séptimo juego de la serie). Y luego de su magnífica actuación en el torneo Preolímpico de Mar del Plata, siendo el líder indiscutido de la selección Vinotinto para conseguir la clasificación al repechaje mundial FIBA que otorgará las tres últimas plazas para Londres 2012, imaginamos que Greivis no debe estar muy contento con este receso obligatorio.

El caraqueño, egresado de la Universidad de Maryland, se encuentra actualmente en su país natal. Rechazó algunas ofertas para jugar en el exterior, principalmente en Europa (algo que muchos jugadores NBA han hecho, firman contratos para jugar con equipos en distintas Ligas pero con una cláusula que indica que al levantarse el paro laboral volverán a su equipo de NBA). La propuesta más fuerte la tuvo del Hapoel Jerusalem de la Liga de Israel, pero la rechazó ya que se encuentra trabajando en un proyecto de Clínicas Deportivas en Venezuela, una iniciativa del Gobierno de su país y de empresas privadas, que tiene como fin la enseñanza del básquetbol a lo largo y ancho del territorio venezolano y que justamente tiene como embajador a Greivis Vásquez.

Eduardo Nájera, mexicano, alero de los Charlotte Bobcats

Ya un veterano de la NBA, a donde llegó en el año 2000 para quedarse, Eduardo “Lalo” Nájera espera que comience la que podría ser su última temporada en la mejor liga de baloncesto del mundo. Con 35 años y una serie de lesiones a cuestas principalmente en las rodillas, el chihuahuense descartó a último momento su participación con la selección mexicana en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, luego de semanas de especulaciones sobre su posible participación. El motivo principal fue la imposibilidad de conseguir un seguro de accidentes, con ninguna empresa queriendo tomar el riesgo debido a la edad del jugador mexicano y a su historial con las lesiones.

Nájera es uno de los jugadores latinos a quienes podría venirle bien este aplazamiento del comienzo de oficial de la competencia y una temporada regular reducida, ya que aprovecha a recuperarse de sus lesiones de rodilla y poder llegar al 100% para cuando comience la temporada con su equipo, los Bobcats de Charlotte.

José Juan Barea, puertorriqueño, base de los Dallas Mavericks

Digno de destacar lo de Barea y Carlos Arroyo, un dúo de boricuas que se desempeña en la NBA. Luego de haber participado con la selección nacional de Puerto Rico en el pasado torneo Preolímpico FIBA Américas (en donde los boricuas terminaron en cuarto lugar y obtuvieron una plaza para el repechaje a llevarse el año que viene previo a los Juegos Olímpicos de Londres), ambos se comprometieron a jugar con su país en los Juegos Panamericanos de Guadalajara. Son los únicos dos jugadores NBA latinos que decidieron competir con su país en estos Panamericanos, y obtuvieron por ello la mejor recompensa: medalla de oro en los Juegos.

JJ Barea, 27 años, viene de su mejor temporada en la NBA, ayudando a los Dallas Mavericks a consagrarse campeones de la temporada NBA 2010-11. Fue un jugador fundamental para los Mavs, cambiando el ritmo de los partidos cada vez que pisaba la cancha. Para destacar las excelentes actuaciones que tuvo en la serie de playoffs frente a los Lakers de Los Ángeles y también frente al Miami Heat en las Finales de Liga. Más minutos le esperan al oriundo de Mayagüez esta temporada si decide permanecer en Dallas, ya que es el sustituto natural de Jason Kidd en el puesto de base armador, veteranísimo de 38 años de edad y de quien se espera reduzca su cantidad de minutos este año.