Un plan para salvar tu hogar

El gobierno de Estados Unido anunció hace poco la renovación de un programa ya establecido, pero que ahora llega con nuevas energías y mucho más poder de ayuda. Se trata de HARP (Programa de Refinanciación Accesible de Vivienda), que ayudará a los propietarios de viviendas que tengan grandes deudas debido a la crisis de bienes raíces y que tengan hipotecas respaldadas por las firmas hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, mediante un sistema de refinanciación con intereses muy bajos, por medio de la Agencia Federal de Finanzas de Vivienda (FHFA).

HARP será específicamente benficios para a los prestatarios que puedan no ser elegibles para refinanciamiento tradicional debido a la pérdida del valor de su vivienda, o porque tienen poco (o ningún) capital acumulado en su vivienda. Se eliminará el límite que prohibía a los deudores cuyas hipotecas excedieran el 125% del valor de sus propiedades de participar en este programa y se adoptarán medidas para persuadir a los propietarios a optar por préstamos de corto plazo y alentar a más bancos a participar en el programa.

Como en otras opciones de refinanciamiento, con HARP 2011 el dueño de una propiedad devaluada recibe un crédito hipotecario totalmente nuevo, con nuevos términos, nueva tasa de interés y pagos mensuales. El nuevo préstamo reemplaza por completo a su hipoteca actual y podrá reducir su pago gracias a las tasas de interés más bajas del momento.

La FHFA dijo que quería centrarse en los préstamos realizados entre 2004 y 2008, cuando los prestamistas se encontraron típicamente con tasas por encima del 5%. Ahora, los tipos hipotecarios fijos están justo por encima del 4%. La Casa Blanca espera que los propietarios que refinancien bajo el programa ahorren hasta $2,500 por hogar cada año.

Para otorgar la ayuda de HARP a un propietario, los bancos sólo tendrán que verificar que los deudores hayan pagado sus hipotecas a tiempo por los últimos seis meses y por lo menos en 11 de los últimos 12 meses.