Venezuela exige a EE.UU. cesar agresiones

CARACAS/AP – El gobierno venezolano rechazó ayer un informe del Departamento de Estado que cuestionó la situación de libertad religiosa en el país, y exigió a Estados Unidos que cese la “campaña de mentiras y agresiones” contra Venezuela.

La Cancillería venezolana emitió un comunicado para objetar un informe sobre libertad de culto que difundió esta semana el Departamento de Estado que afirmó que en Venezuela hay muestras de “acoso” e “intimidación” a grupos religiosos.

“En este informe el gobierno de Washington se reitera en su empeño de hacer inaceptables acusaciones en contra de la voluntad y la capacidad del gobierno venezolano de garantizar el libre ejercicio de los derechos individuales de la población, reduciéndose a un mero compendio de chismes, murmuraciones y patrañas”, sostiene el escrito.

El gobierno acusó a Estados Unidos de estar “abrogándose nuevamente una potestad que la comunidad internacional no le ha otorgado y jamás le reconocerá”, y le exigió “cesar su campaña de mentiras y agresiones” contra el país.

Añadió que Estados Unidos ha estigmatizado en la última década a “determinados cultos religiosos, a los cuales se ha esforzado por vincular con el terrorismo, no solo en su propio territorio sino en el mundo entero, como parte de su política imperial”.

El procurador general, Carlos Escarrá, afirmó el miércoles que Venezuela está estudiando las acciones a ejercer en contra del gobierno de Estados Unidos por calificar de narcotraficantes a cuatro venezolanos, aliados al gobierno, por su presunta colaboración con la guerrilla colombiana en el tráfico de drogas y armas.

Escarrá dijo a la estatal Agencia Venezolana de Noticias (AVN), que el gobierno estadounidense “no va a venir aquí a insultar ni a ofender a ningún dirigente venezolano”.