Cuestionan a maestra por su acento

Phoenix/EFE – La maestra de origen mexicano Guadalupe Aguayo se encuentra en medio de una lucha legal para defender sus derechos civiles los cuales, asegura, fueron violados cuando cuestionaron su capacidad profesional por su acento al hablar inglés.

Aguayo, maestra de la escuela primaria Creighton en el distrito escolar Central Phoenix, presentó una queja formal ante el Departamento de Igualdad en el Empleo del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

“Por varios años el Departamento de Educación en Arizona emitió un requerimiento de que los maestros deberían ser supervisados por su acento, observadores iban a los salones y supervisaban a maestros cuyo primer idioma no es el inglés, pero nunca nos fue informado por escrito de los nuevos requerimientos”, explicó Aguayo.

La maestra comenzó a informarse al respecto cuando el director de su escuela comenzó a cuestionar su acento al hablar inglés.

Según Aguayo, comenzó a recibir evaluaciones sobre su desempeño como maestra en las que le decían que debía de trabajar más en el área de comunicación, particularmente en su acento.

“No estaban diciendo que yo enseñaba mal mi materia, o que confundía un verbo con el otro, solamente se enfatizó en mi acento”, dijo Aguayo.

“El estado de Arizona no estaba supervisando la fluidez de los maestros en el inglés, tal y como lo indica la ley federal, ellos se estaban concentrando solamente en el acento”, explicó por su parte Araceli Martínez Olguín, abogada con Legal Aid Society-Employment Law Center, en San Francisco, California.

Aguayo, quien tiene una experiencia de 12 años como maestra en Estados Unidos y cuatro más en México, considera que solamente cuestionaron su acento por ser hispana.

Agregó que por estipulaciones establecidas por el Departamento de Educación de Arizona, maestros con “acento” no pueden enseñar a niños cuyo primer idioma no es el inglés.

“Creen que de esta manera no los ‘contamino’ con mi acento, de esta manera se me negó la oportunidad de trabajar con estudiantes minoritarios a pesar de que estoy capacitada de acuerdo con el Departamento de Educación para enseñar este grupo”, dijo la maestra.

En mayo de 2010 el Centro de Derechos Civiles en Phoenix presentó una acción legal ante el Gobierno federal en la que alega que los maestros en Arizona son transferidos de manera injusta y a los alumnos se les estaba negando la oportunidad de ser educados por estos maestros.

El pasado mes de agosto se cerró el caso cuando el estado de Arizona anunció un acuerdo para cambiar su política con el Departamento de Justicia de EE.UU.

“Es importante entender que realmente no existe un acuerdo, el estado de Arizona dijo que dejaría de enviar observadores a los salones de clases, pero esta función queda ahora en manos de los distritos escolares quienes se encargarán de determinar si sus maestros hablan el inglés con suficiente fluidez”, indicó la abogada que representa a Aguayo.

Agregó que tampoco existe nada que evite que el Departamento de Educación del estado de Arizona implemente nuevamente esta política en el futuro.

Explicó que en nombre de Aguayo se presentó una queja inicial ante la Comisión Federal de Igualdad en el Empleo el pasado mes de mayo. Este es un paso necesario antes de poder entablar una demanda ante la corte.

“En este momento la queja se encuentra bajo investigación de la comisión, un proceso que puede tomar entre 12 a 18 meses”, explicó la abogada.

En la queja se exige que se detenga esta política, que nadie ni el estado ni los distritos puedan cuestionar a los maestros por su acento.

“La capacidad como maestra de Guadalupe no tiene nada que ver con su acento, queremos que no se le niegue la oportunidad de enseñar alumnos de inglés como segundo idioma”, enfatizó Martínez Olguín.

“Estamos ante una marcha atrás en la historia en la lucha de los derechos humanos, actualmente en Arizona hay una gran persecución en contra de latinos por el tema migratorio que ahora se están dirigiendo hacia la educación, cuestionando si los maestros tienen o no acento al enseñar”, finalizó.