Los estragos de la crisis hipotecaria

La crisis hipotecaria ha causado estragos en todo el país. Millones de estadounidenses han perdido sus hogares.

Queens ha sido uno de los condados en el estado de Nueva York más afectado por la crisis hipotecaria. Y la crisis no está amainando. De acuerdo con un estudio recientemente publicado por el New York Federal Reserve Bank, en la actualidad uno de cada nueve propietarios de viviendas en Queens se encuentra en estado moroso de 90 días o más en su hipoteca o está en juicio hipotecario.

Algunas de las comunidades que represento se han visto particularmente afectadas por la crisis. En Corona, casi el 20% de los propietarios de viviendas se encuentran en mora de 90 días o más en su hipoteca o están en juicio hipotecario. La tasa es del 15% en East Elmhurst y el 10% en Jackson Heights.

A la luz de las tasas alarmantemente altas de hipotecas en estado moroso o en juicio hipotecario, recientemente organicé un foro para los propietarios de viviendas en conjunto con el Fiscal General del Estado, Eric Schneiderman y agencias locales sin fines de lucro que trabajan en la prevención de embargos.

La oficina del fiscal general y organizaciones comunitarias, como Queens Legal Services y Neighborhood Housing Services of Northern Queens, asesoraron y prestaron ayuda práctica a los propietarios que se enfrentan a la pérdida de sus viviendas. Sin embargo, en una sola sesión de dos horas es imposible afrontar estos problemas en su totalidad.

Es por eso que pido al gobernador Andrew Cuomo que continúe financiando el programa que asesora a los propietarios, que les presta asistencia jurídica y les ayuda a negociar con los bancos. Los $25 millones de fondo que el estado adjudicó al programa de prevención de embargos expira a final de año.

Cuatro estudios recientemente realizados por el Joint Center for Housing Studies de la Universidad de Harvard encontraron que la consejería de vivienda aumenta un 200% la probabilidad de que a los propietarios se les otorgue una modificación de su préstamo y que los prestatarios asesorados reciban unas condiciones más favorables en las modificaciones de sus préstamos, incluyendo pagos mensuales más bajos.

Del mismo modo, la representación legal en las conferencias de conciliación obligatoria ayuda a nivelar el campo de juego para los propietarios. Los bancos con los que están negociando están siempre representados por un abogado. Cuando los propietarios también están representados, el proceso es más justo, más productivo y en definitiva se obtienen mejores resultados.

El impacto de las casas embargadas y abandonadas puede ser costoso y devastador en las comunidades. Los estudios demuestran que hay un aumento de delitos violentos en los bloques donde una casa es embargada. Otros efectos incluyen la costosa pérdida de la recaudación de impuestos y la caída del valor de las viviendas.

Todos somos conscientes de las limitaciones de los recursos presupuestarios y de la enorme competencia para acceder a ellos. Invertir en la prevención de los embargos ayuda a ahorrar recursos presupuestarios, a mantener la familia unida y a preservar los vecindarios.