Molestos en Brooklyn por posible cierre de escuelas

Los planteles en riesgo de clausura son la PS 161, la PS 22 y la PS 587

NUEVA YORK – Con el puño en alto y consignas, la mexicana Cristina Marín, madre de un niño autista de 6 años, protestó la tarde ayer para ayudar a que tres escuelas públicas permanezcan abiertas en vecindarios pobres de Brooklyn.

Las escuelas PS 161, PS 22 y PS 587, perdieron casi 2 millones en recortes presupuestarios en los últimos tres años.

Marín, cuyo hijo cursa el segundo grado en la escuela PS 161, dijo “Mi niño necesita la atención que recibe aquí. No puedo llevarlo a otra escuela, porque él ya tiene una vida feliz aquí”.

Estudiantes, en su mayoría latinos y afroamericanos, se unieron a sus padres y maestros para evitar que sus escuelas cierren sus puertas.

“Estoy triste porque mi escuela podría cerrar. Eso no es bueno para niños que necesitamos educación especial”, dijo Joshua Zamora, hijo de Marín.

Los padres del vecindario Crown Heights protestaron en las afueras de la escuela PS161 al lado del la concejal Letitia James.

“Nuestros niños y jóvenes necesitan estas escuelas. Estudiantes de minorías se quedarán sin opciones educativas sí no luchamos por su derecho a la educación”, apuntó la concejal James.

La escuela PS161 fue calificada como de alto rendimiento en 2009. La mayoría de sus estudiantes aprobaron el examen del estado ELA.

Maestros argumentaron que después de que la escuela perdiera $700 mil en recortes presupuestarios en los últimos 3 años y nueve educadores, el nivel educativo de la escuela se vino abajo.

El porcentaje requerido por el estado para el examen ELA se redujo de 90% en 2009 al 35% en 2010. El 82% de los estudiantes de PS161 son considerados de bajos ingresos.

La panameña Brenda Ríos, quien tiene un nieto de 9 años en quinto grado, dijo que las aulas están sobrepobladas y se necesitan más educadores.

“Son muchas las prioridades que merecen ser atendidas. La solución no son los recortes ni el cierre, sino una mayor inversión en la educación de los niños”.

Padres de la escuela Secundaria de las Artes MS587, fundada por el alcalde Bloomberg, también luchan para que permanezca abierta.

Esta institución educativa reemplazó en 2006 a la escuela Mahalia Jackson. Ahora la escuela MS587 lucha sin los recursos necesarios para llevar servicios de educación a estudiantes de minorarías, dijeron maestros afectados.

La escuela se enfrentó a un recorte presupuestario de $422.987 en los últimos tres años. El 92% de los estudiantes son considerados de bajos ingresos y el 19% tienen servicios de educación especial. El 9% de estudiantes no tienen hogar.

La escuela PS22 tuvo recortes presupuestarios de $618.359 en los últimos tres años. El 10% de sus estudiantes no tienen donde vivir, más del doble del promedio de la ciudad que es del 4%.

El Departamento de Educación (DOE) ha anunciado el posible cierre de 47 escuelas por bajo desempeño académico. Tras un período de evaluación, las escuelas que a juicio del DOE no pueden rescatarse son cerradas gradualmente y reemplazadas por nuevos planteles. De acuerdo con el protocolo del Departamento, los padres son informados sobre el futuro de la escuela y las opciones para sus hijos de manera que ningún estudiante se quede sin cupo.