Urgen soluciones al problema migratorio

Phoenix/EFE – Líderes republicanos y representantes de negocios de Utah, Arizona y Georgia hicieron un llamado al Gobierno federal para buscar soluciones reales al problema migratorio y poner fin a las deportaciones que separan familias.

Hace un año líderes religiosos, políticos, agentes del orden y miembros de la comunidad firmaron el llamado “Acuerdo de Utah” con el fin de arrojar luces sobre el problema de la inmigración ilegal en Estados Unidos y que sirvió para que este estado promulgara una ley estatal que establece un programa de trabajadores huéspedes.

“Este acuerdo sirvió de base para crear una discusión sobre soluciones más reales en un momento en el que estados como Arizona impulsaban leyes estatales como la SB1070”, dijo el republicano Mark Shurtleff, fiscal general de Utah, durante una teleconferencia.

Indicó que la reciente elección especial en la que el senador estatal de Arizona Russell Pearce, principal impulsor de la SB1070, fue destituido por los votantes demuestra que se necesita un cambio en la retórica migratoria.

“Creo que el ‘Acuerdo de Utah’ fue de gran influencia para el resultado de las elecciones del pasado martes aquí en Arizona”, dijo Jerry Lewis, quien derrotó al también republicano Pearce en la contienda especial.

“Creo que la gente ha entendido que existen esperanzas y soluciones reales”, enfatizó Lewis durante la misma teleconferencia de prensa.

Comentó que una reciente encuesta reveló que el 78 por ciento de los arizonenses apoya la búsqueda de soluciones reales al problema migratorio y no solamente la idea de la aplicación de leyes.

Aunque reconoce que su elección no cambiará la implementación de la ley estatal SB1070, la primera en criminalizar la presencia de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, espera que este resultado envíe el mensaje de que los votantes quieren un cambio.

“La SB1070 se encuentra actualmente en manos de la corte y esperaremos a ver cuál es la decisión final”, afirmó.

Lewis resultó vencedor en el distrito 18, un sector conservador dominado por el Partido Republicano, pero a diferencia de Pearce, el nuevo senador estatal apoya una reforma migratoria comprensiva y cree que es el Gobierno federal el que debe asumir las funciones migratorias.

Por su parte, Paul Bridges, alcalde republicano de Uvalda, en Georgia, dijo que en su estado existe la misma inquietud por encontrar una solución real al problema migratorio.

“Es el momento de que el Congreso y el presidente Barack Obama se unan para crear una propuesta de una reforma migratoria integral”, sostuvo Bridges.

En su opinión, Georgia está sufriendo las consecuencias de la falta de trabajadores agrícolas que recojan las cosechas de cebollas.

“Creo que a Arizona se le ha calificado como extremista en gran parte por las acciones del senador Pearce, pero esa no es nuestra verdadera herencia”, dijo Terry Goddard, exfiscal estatal de Arizona.

Aseguró que hace un año, cuando se implementó la SB1070, varias encuestas revelaron que el 70 por ciento de los arizonenses de ambos partidos políticos creían que una reforma migratoria era necesaria.