Washington Heights de Luto

NUEVA YORK – Washington Heights tuvo un triste amanecer al recordar que un 12 de noviembre, decenas de dominicanos perdieron la vida en la tragedia del vuelo 587. A diez años del dramático suceso, el luto persiste.

En la esquina de la calle 181 y Saint Nicholas Avenue, José Alce, originario de Puerto Plata y con 30 años de vivir en el área, se reunió con algunos amigos para escuchar los detalles de la ceremonia a través de un pequeño radio.

“Nos duele a todos y nos seguirá doliendo, así pasen diez o veinte años. Nuestra comunidad siente pesar y conmemora esta fecha con tristeza. Hoy no es como otros sábados. Hoy hay pena”, dijo Alce.

Confeso Rojas, de San Francisco de Macorís, comentó que se reunió con su familia en la casa de su hijo, para ver la transmisión de la ceremonia por televisión.

“Mi patria y Nueva York están hermanados por un luto que no desaparece. El vuelo 587 fue un lamentable accidente que seguimos sintiendo en el corazón como si hubiera sucedido ayer. Hoy es un día gris para nuestro pueblo.”

Juan Florentino, de San Juan de la Maguana y con 33 años de residir en Washington Heights, apuntó que en los últimos días siguió la historia del vuelo 587 en El Diario La Prensa.

“Esta mañana los dominicanos despertamos pensando en el terrible accidente, pero también sintiendo esperanza. Tenemos fe de que las heridas cerrarán algún día. Nos consuela saber que hay familias que viven en paz, luego de perder a un ser querido en ese avión”, expresó Florentino.

Areli Martínez, 33, de Puerto Plata, dijo que empezó el día con una oración.

“Sólo Dios sabe por qué pasan las cosas. Los dominicanos estamos resignados después de una década. El 12 de noviembre no se nos olvidará nunca. Ahora sólo nos queda seguir adelante”, concluyó.