‘Indignados’ regresan tras violento desalojo

Juez da luz verde a la protesta pero manifestantes no podrán acampar en WS

NUEVA YORK – Cientos de manifestantes de Ocupa Wall Street (OWS), que esperaron angustiosamente ayer una orden judicial para volver al parque Zuccotti –del que fueron desalojados en horas de la madrugada- recibieron con desaliento la negativa de poder acampar en el lugar que, desde hace cerca de dos meses, quedó convertido en un estandarte de protesta nacional.

El juez Michael Stallman dio ayer la razón a la ciudad y a los propietarios de Zuccotti Park, indicando que los indignados de OWS no pueden mantener sus carpas y apropiarse del parque.

La decisión del juez vino precedida por una audiencia en la que los abogados de los indignados se basaron en la primera enmienda para defender su derecho de expresión y reunión, mientras que los abogados de la ciudad y de Zuccotti Park se basaron en las condiciones antihigiénicas y de inseguridad y el derecho de otros neoyorquinos a disfrutar del parque.

La orden se emitió luego que la jueza Lucy Billings, había dictaminado que prohibía la evacuación forzosa del parque Zuccotti, permitiéndoles a los manifestantes mantenerse acampados en el lugar luego que fueran desalojados por la policía en un operativo que comenzó a la 1:00 a.m. del martes.

Después de que la policía diera el anuncio de que los indignados podían ocupar nuevamente la Plaza Liberty, cientos de manifestantes reingresaron al Parque Zuccotti con rosas blancas en las manos y pancartas con frases de celebración.

El comisionado Raymond Kelly confirmó ayer que se realizaron alrededor de 200 arrestos, de los cuales 142 fueron en el interior del parque y unos 60 en las calles aledañas. Entre los arrestados figuraba el concejal por Washington Heights, Ydanis Rodríguez, quien fue dejado en libertad en horas de la noche, según informaron medios locales.

Luego de la evacuación, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, dijo que la misma “se debió a una decisión propia y por razones de higiene y seguridad”.

“Garantizamos la primera enmienda, pero nuestro objetivo principal es proteger la vida”, agregó Bloomberg, aclarando que si bien permitirá que los ocupantes regresen nuevamente al parque, no permitirá tiendas de acampar, bolsas de dormir ni nada que viole las reglas del parque.

Algunos de los ocupantes que fueron desalojados, se quejaron por el exceso de fuerza de la policía. Sarah Maison dijo “estábamos dormidos, nos sorprendieron, llegaron en camiones con fuertes luces. Luego, los policías empezaron a gritar, iban con carabinas y macanas. A algunos los tiraban al piso, no nos dieron tiempo de empacar nuestras cosas”.

Según dijo Maison -que presentaba un golpe en una de sus mejillas- “me empujaron y mi cara se estrelló contra el hombro de uno de los compañeros”.

Durante el resto de la jornada de ayer se respiró un ambiente de fuerte tensión. “No nos pueden coartar nuestro derecho de protestar y menos amenazarnos y tratarnos mal, como ha hecho la policía”, dijo Susan Laverte, una ocupante que fue desalojada.

Las pertenencias de los desalojados fueron removidas por el Departamento de Sanidad y llevadas a un galpón ubicado en la parte Oeste de la ciudad. Se indicó que para reclamarlas sólo habrá que presentar una identificación con foto.

Donna Lieberman, directora ejecutiva de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, dijo que “el desalojo no se hizo por razones de sanidad. Porque sacar de sus tiendas y en el medio de la noche a estas personas pacíficas, ejerciendo su derecho a la libre expresión, no promueve la salubridad pública”.

Dayv Cino, organizador del grupo los Ocupantes de Wall Street, dijo que lo único que había logrado el desalojo es que “como grupo nos unamos y fortalezcamos mas”.

Desde tempranas horas del día manifestantes se trasladaron al parque de la Sexta avenida y la calle Canal, de donde fueron sacados por uniformados que realizaron varios arrestos, incluyendo el de algunos periodistas.

Pasadas las 2:00 p.m., un grupo de alredor de 100 personas marchó por la avenida Broadway para llegar al parque, con la intención de instalarse nuevamente allí.

Unos portaban carteles clamando por su derecho de entrar a un lugar público, mientras que otros gritaban: “¡Abajo la dictadura de Bloomberg!”.

La Unión de Libertades Civiles informó que un equipo legal estaba monitoreando de cerca lo ocurrido en el área. “Estamos trabajando para asegurarnos que a la policía se la pueda hacer responsable de cualquier conducta inapropiada. Tenemos entendido que la protesta Ocupa Wall Street continuará por algún tiempo, por lo que esperamos la NYPD adapte sus prácticas a la manera de cómo se lleva a cabo esta demostración”.

“Nuestra idea es que, si el tribunal no nos permite volver a acampar en la plaza, nos instalaremos en algún otro lugar y continuaremos la batalla legal por volver a Zuccotti, así sea por medio de sentadas o manifestaciones pacíficas”, dijo Mark Bray, portavoz del movimiento.

“Esto no es el fin del movimiento, seguiremos en las calles, en la ciudad y en todo el mundo. OWS es un movimiento basado en el cambio social”, dijo en rueda de prensa Yetta Kurland, abogada de National Lawyers Guild que representa a los indignados.

“Nos complace que el juez reconoció la importancia de equilibrar la seguridad pública con la demanda de los manifestantes de que las tiendas constituyen un discurso. Las condiciones en el parque se habían deteriorado… A los manifestantes se les permitirá regresar, pero no traer tiendas de campaña ni sacos de dormir. La primera enmienda protege la libertad de expresión, pero no el derecho a apropiarse y vivir en un espacio público”, indicó Sheryl Neufeld, abogada de la ciudad.

Este fue uno de los tres enfrentamientos legales de ayer entre ciudad y OWS. En la mañana, 57 personas de las más de 700 arrestadas durante la manifestación del 1ro. de octubre en el puente Brooklyn, estaban citadas en la corte. De éstas, 40 aceptaron un ACD (Adjournement Contemplating Dismissal) por el que quedan a la espera del retiro de cargos en seis meses, siempre que no sean arrestados de nuevo. Se emitió orden de captura para dos acusados que no se presentaron y otros 15 optaron por ir a juicio.