Comienza a correr la sangre

Fuerte intercambio verbal entre Miguel Cotto y Antonio Margarito de cara a su pelea del 3 de diciembre en el Madison Square Garden

NUEVA YORK – Mientras Antonio Margarito está dispuesto a morir en el cuadrilátero, Miguel Angel Cotto dice que es “estúpido” correr ese riesgo.

Siempre se ha dicho que los boxeadores ‘aztecas’ dan todo arriba del cuadrilátero, quizás honrando la primera frase de su himno nacional, de: “Mexicanos, al grito de guerra…”.

Como un preámbulo a la revancha entre los dos púgiles el 3 de diciembre en el Madison Square Garden, HBO, la cadena que televisará el combate desde Nueva York, puso frente a frente a los dos contendientes.

Cotto calificó de “estúpida” la actitud de Margarito de seguir peleando contra el filipino Manny Pacquiao, en julio del 2010 en Dallas, a pesar de tener roto el hueso orbital, que ponía en peligro perder el ojo.

“Estúpido, porque si sabes que tienes un hueso roto, ¿qué tiene que probar?” dice Cotto en ese documental.

“Mi salud es más importante en mi vida”, agregó el actual campeón mundial del peso super welter de la AMB, que conquistó en la primera cartelera de boxeo que acogía el nuevo Yankee Stadium, al vencer a Yuri Foreman en junio del 2010.

A lo largo de su carrera, Margarito ha demostrado ser un clásico guerrero mexicano.

“Así, es. Yo estoy dispuesto a morirme. Yo lo he dicho ‘a mí que me bajen en camilla del ring'”, asegura Margarito en la entrevista con HBO.

“Los nocauts llegan”, es su razón. Y pone como ejemplo una pelea entre el ídolo mexicano Julio César Chávez, entonces campeón mundial welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y el estadounidense Meldrick Taylor, monarca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), realizado el 17 de marzo de 1990.

“Chávez iba perdiendo y lo agarró con un golpe y lo noqueó”, relata Margarito. “Yo le tengo fe a mi golpeo, y sé que puedo terminar con un solo golpe”, agrega.

Pero, para el boxeador puertorriqueño la prioridad es su salud y su familia.

“Vas a morir en el ring, ¿por qué? Yo tengo cuatro hijos, una bella familia. Es sólo mi trabajo”, indica Cotto.

“¿Por qué yo voy a exponer mi vida, mi salud? ¿Por qué? ¿Por los aficionados, por la gente? ¿Quién va a cuidar de mis hijos, de mi familia? Nadie lo va a hacer”, agrega el boricua.

Luego de que la Comisión Atlética de California suspendió a Margarito por un año, tras descubrirse que el tijuanense usó vendaje alterado con una substancia parecida al yeso previo a su pelea contra el estadounidense ‘Sugar’ Shane Mosley, en enero del 2209, Cotto siempre ha expresado sus dudas de si el mexicano le ganó de forma limpia.

El 26 de julio del 2008, en Las Vegas, Margarito le arrebató a Cotto el cetro welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), por nocaut en el decimoprimer asalto. Y también le dejó sin invicto al boricua.

Aunque al comienzo del documental de HBO Cotto indica que perdió esa pelea porque se quedó “sin gas” después del séptimo round y que Margarito sacó ventaja de eso, sigue latente la sospecha del vendaje alterado.

Armado con una fotografía del vendaje resquebrajado de Margarito -la misma que enseñó a los reporteros en Nueva York, durante la promoción del segundo enfrentamiento- Cotto trata de probar que durante su combate en Las Vegas el mexicano también usó el vendaje alterado.

“Sólo la gasa no se quiebra”, le dice Cotto a Margarito tras enseñarle en su iPad el vendaje resquebrajado en los nudillos.

“No hay nada allí… No hay nada, está limpio”, le responde Margarito.

“A mí no me importa lo que tú piensas, estuve limpio”, le dice Margarito, y de inmediato indica que volverá a vencerlo en el Madison Square Garden.

“¿Qué estás alegando? Te gané… Y lo voy a volver a hacer. Así tú me vendes o quien (sea que) me vende, te vuelvo a ganar”, añadió Margarito con semblante molesto..

Bueno, falta algo más de dos semanas para que hablen los guantes.

nube.urgiles@eldiariony.com