Revisan 300 mil casos de deportaciones

WASHINGTON, D.C. – El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) comenzará hoy, jueves, la revisión de los 300 mil casos de personas con órdenes de deportación en el país. El chequeo se iniciará primero en dos jurisdicciones: Baltimore y Denver. Luego de una evaluación respecto al funcionamiento del sistema, se podría extender en todo el país.

Desde agosto de este año, miles de personas aguardaban el inicio de la consideración caso a caso, anunciada por el gobierno. Luego de dos meses de espera y tras una lluvia de críticas, debido a la impaciencia por la falta de avances en terreno, DHS está dando ahora, el primer paso.

“Habrá dos programas pilotos lanzados en Baltimore y Denver, donde los jueces de inmigración van a tomar y congelar todos los casos de gente que no está detenida. Luego un equipo de abogados comenzará a revisar uno a uno. Estos corresponden a los casos más antiguos que son parte de los 300 mil”, explicó un alto oficial de DHS a La Opinión.

“Mientras, los jueces se enfocarán en la gente que está en detención y sus expedientes serán procesados en las jurisdicciones donde están aprehendidos. Vamos a expeditar este proceso”.

“Haremos esto por dos meses hasta el 13 de enero, donde veremos cuánto tiempo está tomando, si hay prácticas que se necesita refinar. La idea es lograr una visión de lo que está ocurriendo, para luego lanzarlo a nivel nacional”, explicó.

Consultado respecto a porqué se decidió implementar el sistema sólo en dos jurisdicciones, indicó que no estaban “listos para ejecutar una guía en toda la nación, con confianza de que funcionaría. Decidimos que la mejor forma era ésta, de manera que podamos hacer cambios, si es necesario, y desplegarlo en todo Estados Unidos con confianza”, resaltó.

DHS dará, además, nuevas guías a todos abogados, respecto a nuevos casos y la necesidad de que sean inespeccionados, bajo el criterio de prioridades del gobierno, antes de que se pueda comenzar un proceso de detención y deportación.

El gobierno destacó especialmente, que la revisión extraordinaria de los 300 mil casos, no asegura que todos vayan a ser cerrados, ni siquiera aquellos que a simple vista inspiren empatía.