Las razones de una pérdida

San Francisco – La ginecóloga Elizabeth González explica que un aborto espontáneo puede ocurrir durante las primeras 20 semanas de gestación y se define como “una pérdida del embarazo antes de que la criatura tenga la capacidad de sobrevivir fuera del vientre de su madre” y agrega que “aproximadamente un 30% de los embarazos que han sido diagnosticados por medio de tests o ultrasonidos, fallan”.

Las razones por las que esto ocurre son variadas, pero generalmente corresponden a un trastorno genético, como la falta o exceso de un cromosoma.

Si bien la experiencia de un aborto espontáneo es muy difícil de superar, lo cierto es que la mayoría de las veces esto corresponde únicamente a una situación aislada. De hecho, según la Asociación Americana de Embarazo, el 85% de las mujeres que han sufrido una pérdida y el 75% de las que han tenido dos o más, tendrán un embarazo exitoso la siguiente vez que lo intenten.

Pero es fundamental también darse el tiempo para recuperarse anímicamente, pues tal como afirma la doctora esto “sigue siendo una pérdida, la cual se le debe permitir a la familia sentir, llorar y lamentar porque el proceso de duelo tiene que vivirse aunque sea por una criatura que nunca haya logrado ser”.