Juguetes buenos, baratos y SEGUROS

Durante este día, conocido como “Viernes Negro”, la gente  se  lanza a las tiendas como en manada, y  desde tempranas horas de la madrugada, para sacarle provecho a la infinidad de descuentos y promociones especiales que ofrecen tiendas y comercios.  

Sin embargo, muchos padres con el afán de conseguir regalos y juguetes más baratos, dejan de un lado uno de los aspectos más importantes a la hora de comprar: la seguridad de sus propios hijos.

No hay que olvidar que algunos de los juguetes que se encuentran en los estantes de las tiendas pueden causar heridas, daños y hasta la muerte de  pequeños si no se usan apropiadamente.

Lo peor del caso es que hay padres que ignoran por completo esta realidad, por lo que cada año en muchos hogares la alegría de la Navidad termine en tragedia.   

 Por esta razón, en esta época, expertos de la industria del juguete aprovechan para dar consejos a los consumidores con el fin de que compren objetos no sólo más económicos y divertidos sino también más  seguros.

Joan Lawrence, vicepresidenta de   Normas y Asuntos de Gobierno, de la Asociación de  Industria del Juguete (Toy Industry Association), asegura que lo primero -y más importante-, es que cuando los padres o cualquier otra persona esté escogiendo un juguete para un niño,  sigan la guía de edad que está impresa en el paquete del producto.

“Siempre hay información sobre cuál es la edad apropiada para ese juguete. La guía de  edad se realiza más por razones de seguridad y por las habilidades de desarrollo mental del niño, y no necesariamente se refiere a  qué tan inteligente sea el infante”, dice Lawrence, quien es madre de tres niños. 

También se debe de tomar en cuenta -indica la experta-,  el interés que tenga el niño en el juguete, porque  de acuerdo con esto se sabrá si el niño va a divertirse más con el juguete  y si lo va a usar de la forma indicada para la cual fue  fabricado el producto.

“Si el niño no está interesado puede tratar de buscar usos incorrectos del juguete, y eso  puede causar problemas”, advierte Lawrence. 

La ejecutiva de la industria del juguete  advierte que los productos con partes muy pequeñas pueden representar un peligro para los niños menores de tres años porque éstos tienden a  introducírselos  dentro de la boca.

“También es importante  cuando  se vive en una casa donde hay niños pequeños junto a niños más grandes. Si hay juguetes para un niño de 5 años, seguramente no son apropiados para uno menor de tres, por lo que se deben mantener esos juguetes separados cuando se lleven a casa”, aconseja. 

Según Lawrence, debido a las leyes,  los productos que se  venden en Estados Unidos tienen estándares de calidad muy estrictos y no deben contener substancias peligrosas que pueden poner en peligro a los niños cuando están jugando.

Sin embargo,  aconseja que los padres  compren los juguetes de sus hijos  en tiendas en las que han comprado antes, a las  que les tengan confianza y en las que han tenido experiencias positivas en el pasado.

“En cuanto a los juguetes que se pueden romper en pedazos, los mismos han sido objetos de pruebas de uso y abuso, para asegurarse de que no se rompan de una manera en la que puedan resultar peligrosos,  debido a que pueden quedar piezas pequeñas que se pueden introducir en la boca”, explica. 

 También se aconseja a los padres que supervisen a los menores cuando estén jugando,  para que le demuestren   cómo se usan esos juguetes. De igual forma se les sugiere que incluso jueguen con sus hijos. “Cuando traigan el juguete a la casa deben de asegurarse de leer bien las instrucciones en el envoltorio, especialmente si el niño no es lo suficientemente grande para leer”, sugiere Lawrence.  

“Se deben asegurar de igual forma de guardar los juguetes cuando no se están usando, porque algunas veces los accidentes ocurren cuando los niños o adultos se tropiezan con objetos dejados afuera en el medio”, concluye la experta.

He aquí 10 tips para jugar con seguridad.

1. Al comprar juguetes, tome en consideración la edad del niño, sus intereses y habilidades.

2. Lea las etiquetas de seguridad de los juguetes.

3. Tenga cuidado al escoger juguetes para niños menores de tres años. Elija juguetes que no tengan piezas pequeñas (o piezas que se separen o puedan romperse), verifique que no tengan ningún borde filoso y que no sea tóxico.

4. Lea las instrucciones de ensamblaje y uso cuidadosamente. Guarde el folleto del producto en caso de tener preguntas en el futuro y guarde las tarjetas de garantía.

5. Deseche el paquete del juguete antes de dárselo a un bebé o niño pequeño.

6. Tome en cuenta si hay niños de diversas edades. Un juguete seguro para un niño mayor puede ser peligroso en las manos de uno más pequeño. Guarde estos juguetes por separado.

7. Supervise a los niños cuando juegan y establezca un buen ejemplo de juegos seguros.

8. Recuerde a los guardianes, incluso a los abuelos, los riesgos de seguridad relacionados con los juegos.

9. Escoja un lugar del almacenamiento seguro para los juguetes.

10. Revise los juguetes mínimo cada tres meses para determinar si son seguros. Haga cualquier arreglo inmediatamente o descarte los juguetes dañados.

Fuente: Toy Industry Foundation