Nuevas medidas para el decomiso de autos

A partir de 2012, el LAPD flexibilizará proceso de incautación en paradas de tráfico

Guía de Regalos

La Policía de Los Ángeles (LAPD) dejará de decomisar en paradas de tráfico los vehículos de conductores sin licencia, permitiendo que otro chofer que sí porte el documento se haga cargo del auto o que éste sea liberado el mismo día de la incautación, en lugar de permanecer por un mes en un corralón y pagar una cuota de alrededor de 1,500 dólares.

El alcalde Antonio Villaraigosa dijo a La Opinión que este cambio al protocolo de incautación de coches, que extenderá la modificación que desde marzo pasado sólo aplicaba en los retenes de sobriedad (DUI), entraría en vigor a principios de enero de 2012.

“Quiero que esto sea una de las muchas cosas que he hecho para extender la idea de que Estados Unidos es un gran lugar y de que deberíamos honrar nuestra historia dándole la bienvenida a la gente y sacar a estas personas [los indocumentados] de las sombras”, declaró Villaraigosa.

El funcionario indicó que aún se está definiendo el lenguaje de la nueva norma, aunque adelantó que será parecida a la que ya se aplica en los puntos de detección de automovilistas ebrios, la cual permite que una persona con licencia maneje un coche que ha sido confiscado.

“Ahora estamos cambiando la política para todas las paradas de la Policía. Estamos cerca de alcanzar la nueva política. Será muy similar a la de los retenes de sobriedad, que en lugar de automáticamente decomisar un vehículo por 30 días, si estás acompañado por una persona con licencia y le das permiso él puede tomar el coche, si no lo decomisaremos por un día y después pueden ir a reclamarlo”, explicó Villaraigosa.

El alcalde comentó que además está impulsando que este cambio abarque todo el estado, como ocurrió con la modificación en la incautación en los retenes de sobriedad instalados por la Policía angelina, que, posteriormente, a través de la ley AB 353, se impuso en el resto de las ciudades de California.

“Los Ángeles está liderando el camino”, recalcó el alcalde, quien aseguró que en sus casi 60 años de vida ha notado que este es el peor momento por el que atraviesan los inmigrantes. “Respaldo la entrega de licencia de conducir a los indocumentados porque creo que es un asunto de seguridad pública; es un asunto de asegurar que la gente tenga un medio para ir a trabajar, de llevar a sus familias a la escuela”, dijo.

El anuncio de Villaraigosa se presenta una semana después de que un reporte de la Liga Nacional de Abogados (NLG) denunciara que los agentes del LAPD detienen a conductores latinos con autos viejos, que portan símbolos religiosos o que transportan herramientas de jardinería, con la intención de revisar si tienen licencias y decomisar sus autos.

Los comentarios por el cambio en la política de incautación de vehículos no se hicieron esperar. La Liga de Protección de Policías de Los Ángeles (LAPPL), que también se opuso cuando se dejó de decomisar coches en los retenes de sobriedad, aseguró que afectará gravemente la seguridad de la ciudad.

“Esta nueva política se traducirá en personas inocentes heridas y muertas. Es un día triste para los residentes de Los Ángeles debido a que el alcalde está dirigiendo al LAPD a no cumplir una ley estatal diseñada para proteger la seguridad pública”, indicó el grupo en un comunicado.

Para Martín Terrones, un activista que ha organizado varias manifestaciones para pedirle al alcalde detener la confiscación de vehículos a indocumentados, celebró la decisión de Villaraigosa. “A pesar de las diferencias con los gobernantes, al final llegamos a la conclusión de que detener el abuso a la comunidad inmigrante es algo que tenemos que hacer juntos”, dijo.

Mientras que Jorge Mario Cabrera, vocero de CHIRLA, aplaudió que se trata de un anuncio justo, práctico y sensato. “La comunidad inmigrante, así como todo angelino, debe manejar por necesidad básica, no por osadía o lujo. Los que manejan sin licencia son obligados a hacerlo porque el estado se rehúsa a usar la cabeza y entregarle a todo conductor, sin importar su estado migratorio, una licencia de manejo”, manifestó.

Tanto Terrones, como Cabrera, coinciden en que el siguiente paso será asegurarse que los policías obedezcan la nueva orden y que no continúe el abuso, ya que el reporte de la Liga Nacional de Abogados denuncia que algunos agentes no han permitido que alguien más tome posesión de los coches que han sido retenidos en los puntos conocidos en inglés como DUI checkpoints.

Hoy la Comisión de Policía de Los Ángeles analizará incrementar las tarifas un 2.4% por remolque y almacenamiento de automóviles decomisados por el LAPD, algo que el concejal Ed Reyes consideró “una oportunidad de tomar ventaja de la gente”.